Explotados y precarizados a 50 euros por siete horas de trabajo: la otra cara de los temporeros de la hostelería

Nel Oliveira
Nel Oliveira REDACCIÓN

ASTURIAS

Un camarero sirve vino durante una cata en la edición del 2017 del congreso San Sebastián Gastronomika, dedicado a la cocina de la India
Un camarero sirve vino durante una cata en la edición del 2017 del congreso San Sebastián Gastronomika, dedicado a la cocina de la India Javier Etxezarreta | EFE

Varios testimonio, apoyados por la Asociación de Trabajadores de Hostelería de España, denuncian la situación de los «extra» en el sector

10 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Muchos de ustedes ya sabrán lo que popularmente se conoce como extra en hostelería. Se refiere a ese trabajador al que un establecimiento contrata tan solo en fechas específicas en las que prevé un aumento de clientes. Esto es frecuente en eventos como bodas, bautizos, comuniones, festivos o eventos destacados en algún local. Lo habitual de estos servicios es que estén subcontratados a empresas de trabajo de temporal (ETT), las cuales se llevan un porcentaje de comisión. Sin embargo, hay negocios hosteleros en Asturias -y en el resto de España- que defraudan en este aspecto. Según explica la Asociación de Trabajadores de Hostelería de España (ACYC), «los hosteleros no aseguran a los trabajadores, les dan 40 o 50 euros por el día completo y si te vi no me acuerdo. Al no estar dado de alta en la Seguridad Social, más allá del fraude que supone, si tienes un accidente laboral o te pasa cualquier cosa la empresa no se va hacer cargo de ti». Según varias fuentes consultadas, el precio mínimo legal debería rondar los 65 o 70 euros por jornada.

En este tipo de empleos hosteleros el contrato habitual suele ser por obra y servicio. De esta forma, el trabajador es dado de alta en la Seguridad Social durante un día -o los correspondientes a su trabajo- con el salario base que recoge el Convenio Colectivo de Hostelería y Similares del Principado de Asturias para la categoría laboral que le corresponda, ya que no figura una específica para este perfil de extra. «Nada más lejos de la realidad», aseguran desde ACYC. Más allá de defraudar a la Seguridad Social, según denuncian, algunos empresarios «tampoco dan uniformes de trabajo, no pagan las horas extras, la nocturnidad o los festivos». En este sentido cabe destacar que estos trabajadores extra suelen ser contratados para ocasiones especiales, que suelen coincidir con festivo o fin de semana. A estas condiciones, según explican desde ACYC, se suma que «los trabajadores de plantilla no suelen repartir propinas con los extra».

«Cobraba 50 euros por un servicio de 7 horas»

Ejemplo de todo esto es Miguel (nombre ficticio por temor a no volver a ser contratado en un sector en el que continúa activo). Ha trabajado como extra en varios locales de Ribadesella, Oviedo, Gijón o Cangas del Narcea, entre otros. «Mi experiencia me dice que se respetan los convenios laborales al 50%. Hay sitios en lo que sí y otros en los que no», atestigua el hombre con gran experiencia en el sector. Miguel explica que cuando empezó a trabajar de extra «cobraba 50 euros por un servicio de 7 horas», pero ahora ya pone el precio él. Sin embargo, asegura que «hay mucha gente que sigue trabajando a ese precio o incluso a menos». Pero su testimonio no queda ahí, añade que «si antes te pagaban por montar, el servicio y desmontar, ahora te pagan solo el servicio y haces las tres tareas».