Nieves Roqueñí: «Asturias puede llegar e incluso superar el objetivo de reducir las emisiones en un 55% en 2030»

Elena G. Bandera
E. G. Bandera REDACCION

ASTURIAS

La viceconsejera de Medio Ambiente y Cambio Climático, Nieves Roqueñí, en su despacho
La viceconsejera de Medio Ambiente y Cambio Climático, Nieves Roqueñí, en su despacho

La viceconsejera de Medio Ambiente y Cambio Climático explica los pasos que se están dando para definir la Estrategia de Acción por el Clima que identificará retos y medidas para mitigar el impacto del cambio climático en Asturias hasta 2030

10 oct 2021 . Actualizado a las 09:35 h.

El 80% de los departamentos del Gobierno asturiano forma parte de la comisión de coordinación de Acción por el Clima, que se creaba a finales del año pasado para integrar de manera transversal todas las políticas autonómicas relacionadas de alguna manera con el cambio climático. «Tenemos que poner centrar más la estrategia contra el cambio climático en medidas más específicas para Asturias», indica la viceconsejera de Medio Ambiente y Cambio Climático, Nieves Roqueñí, que repasa en esta entrevista los pasos que se están dando en el Principado para concretar la Estrategia de Acción por el Clima y otros asuntos medioambientales relacionados con el departamento que dirige, sin duda clave ante el reto que supone la transición ecológica.

-¿Qué pasos se han dado ya para definir esa Estrategia asturiana de Acción por el Clima?

-Antes del verano presentamos dos documentos iniciales: un análisis de las proyecciones climáticas particularizadas para Asturias con la ayuda de Meteogalicia y otro de escenarios de emisiones. Las proyecciones que estamos haciendo a 2030, tras haber territorializado los objetivos del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, son casi las mismas que hace la Unión Europea en el Objetivo 55, el famoso Fit for 55, que marca una reducción en emisiones del 55% para 2030. En Asturias estamos viendo que, con los planes de las empresas y poniendo los mismos objetivos en emisiones difusas que recogen los planes nacionales para transporte y edificación fundamentalmente, no sólo llegaríamos sino que incluso superaríamos ese 55% de reducción de emisiones. Ahora estamos trabajando también con dos investigadores del Instituto de Recursos Naturales y Ordenación del Territorio (Indurot) que ya nos han hecho un avance de impactos derivados del cambio climático y, con todo ello, estamos preparando las bases para esa estrategia de Acción por el Clima, con la que se identificarán los retos y las medidas para Asturias hasta 2030. Esperamos tener el documento a principios del año que viene para someterlo a participación pública.

-¿Cuáles son las principales proyecciones climáticas para Asturias?

-De momento se han analizado diversas variables como la temperatura máxima y mínima, el número de días de helada, de lluvia y el máximo de día consecutivos sin lluvia para dar una idea de los periodos de sequía. En un horizonte medio, aproximadamente hasta 2040 y teniendo en cuenta los escenarios en los que la respuesta sea importante y en los que no se lleve a cabo una acción decidida para reducir las emisiones, el incremento de la temperatura máxima oscilaría entre 1,42 y casi dos grados centígrados. En las mínimas, prácticamente lo mismo. El incremento térmico sería además menos acusado en primavera y más en otoño. También tenemos diagnosticado menos días de helada en invierno, menos días de lluvia, periodos sin lluvia más largos, veranos más secos… Esto es lo que se proyecta a raíz de lo que se está viendo ya, junto con el aumento del nivel del mar, a razón de unos 3 milímetros año año que se están acelerando en las últimas décadas, y de la temperatura del mar, que oscila entre 0,3 y 0,7 grados por década.