Nuevo rifirrafe interno en Ciudadanos

La Voz

ASTURIAS

La portavoz de Ciudadanos, Laura Pérez Macho durante el pleno, ante la mirada de Sergio García
La portavoz de Ciudadanos, Laura Pérez Macho durante el pleno, ante la mirada de Sergio García J.L.Cereijido

Una convocatoria para una convención que no está en los estatutos del partido enfrenta a los diputados críticos con la dirección

18 nov 2021 . Actualizado a las 17:44 h.

Un grupo de militantes de Ciudadanos Asturias representados por los diputados Armando Fernández Bartolomé y Laura Pérez Macho, exige a la Junta Directiva regional que explique el contenido, el funcionamiento y el objetivo de la convocatoria enviada a la militancia para «una supuesta convención este viernes que no existe en los Estatutos del partido», según explican en un comunicado al que ha tenido acceso Europa Press.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

«Acudiremos a la reunión porque tenemos ganas de estar con nuestros compañeros de partido, pero hemos revisado con detalle los Estatutos de Ciudadanos y en ningún sitio existe una convención, más allá de la convención ciudadana que, en el ámbito nacional, según el artículo 36 y siguientes, puede convocar el Comité Ejecutivo nacional, que preside Inés Arrimadas, y con el reglamento que determine el Consejo General», señalan con relación a la cita que se ha organizado para este viernes, 19 de noviembre en Oviedo.

Los dos diputados reseñan que el hecho de que la convocatoria carezca de sustento normativo en los Estatutos del partido, la convierte en una «reunión informal sin garantías para las minorías en cuanto a derechos de deliberación y de decisión». «Se anunció en la prensa antes de enviarse por correo electrónico a la afiliación, no tiene orden del día ni firma, y ni siquiera se sabe quién la presidirá o si se celebrarán votaciones. Estamos ante un claro uso abusivo y arbitrario de los poderes que tienen los dirigentes del partido», sostienen.

«Esta fórmula creada ad hoc con apariencia de convocatoria oficial conlleva una situación de desigualdad y de indefensión para todos los afiliados que no están cerca del núcleo de amistades de la Junta Directiva, quienes sí habrán tenido acceso a la información sobre la reunión cuando ésta se inicie», apostillan.

Exigen que a la cita de este viernes acuda el coordinador autonómico, Ignacio Cuesta, y critican que la convocatoria no ha llegado a todos los militantes del partido: «Nos consta que hay olvidos en afiliados de Gijón, Noreña y Villaviciosa, al menos», añaden.

Finalmente, los diputados piden a la Junta Directiva de Ciudadanos que «dado su carácter informal, la supuesta convención de este viernes se celebre con las puertas abiertas y se permita el acceso a simpatizantes y medios de comunicación». «Un partido político es una institución de derecho público y que se sustenta con fondos eminentemente públicos, así que no hay secretos sobre lo que se va a hablar», añaden.

«Queremos que se pueda debatir de lo que está pasando en Ciudadanos, en el grupo parlamentario y en el partido, en el pacto de Oviedo con el PP, en el salida masiva de militantes del último año y medio, en las negociaciones de presupuestos, en la estrategia para estos meses que quedan de Legislatura y en un gran número de asuntos relevantes para nuestro futuro, pero hacerlo sin garantías democráticas en un órgano donde no hay normas de funcionamiento, solo contribuirá a deteriorar aún más la imagen de nuestro partido y la confianza de muchos afiliados de base en la Dirección del mismo», concluyen.

Dos vías para la (des)integración de Ciudadanos en el PP

Juan M. Arribas

A llegar por la mañana a la Junta General para asistir a la primera sesión del Debate de Orientación Política, el conocido como debate sobre el estado de la región, este lunes en Oviedo, la diputada de Ciudadanos Laura Pérez-Macho se encontró a los letrados de la cámara que le paraban para advertirla de que su grupo había solicitado moverle el escaño correspondiente; ya no se sentaría en el centro de la bancada sino en un extremo, al filo del pasillo. Nadie le había advertido de este cambio desde el propio grupo parlamentario, una muestra de que las tensiones internas entre los naranjas tiene pocas vías de reconciliación y los desencuentros son ya, además de políticos, personales.

Seguir leyendo