Los ganaderos asturianos, cuesta abajo: «Hasta los bancos están asustados por lo que está pasando en el sector agrario»

Dámaris Fernández Ponce REDACCIÓN

ASTURIAS

Vacas, asturiana de los valles
Vacas, asturiana de los valles

Tanto si comercian con leche o con carne, el problema es el mismo: los precios están «a la baja», están «arruinados» y se hacen a la idea de «desaparecer»

24 nov 2021 . Actualizado a las 12:43 h.

Fernando Marrón, ganadero de leche, Lisardo García, carne de cabra bermeya y José López, carne bovina, caprina, ternera y gallinas. De diferentes partes de Asturias, pero los tres coinciden en lo mismo, la situación es insostenible, necesitan que «suban el precio». La cadena de valor está «destruida» y ellos están «sacrificando la vida» por salir adelante con sus empresas. Una de las principales causas de esta caída en la economía ganadera, para Fernando, es que haya supermercados vendiendo la leche a 80 centímos, cuando a él, el litro se lo pagan a 31 centímos. Aunque según ha calculado, para ganar algo de dinero, necesitaría que se lo pagaran a 40. Todos ellos se manifestarán el próximo jueves en Oviedo «para presionar a la gran distribución» y hacer que se cumpla la cadena de valor.

Fernando Marrón, Ganadería Marrón

Fernando Marrón, ganadero y propietario de Ganadería Marrón S.C.
Fernando Marrón, ganadero y propietario de Ganadería Marrón S.C.

Fernando Marrón se dedica a la ganadería en extensivo de leche. Tiene a su cargo a más de 70 vacas y está continuando con una tradición que ya comenzó su abuelo e intenta continuar su hijo. Su principal cliente es la Central Lechera Asturiana porque, además, su abuelo ya fue socio fundador de esta empresa que copa el mercado de leche en el Principado, recibiendo la leche de «un 80%» de los ganaderos.

El proceso de la leche no es sencillo, «viene la cisterna y, de cada recogida, saca una muestra de la leche». Automáticamente, «va a un laboratorio en el que comprueban la calidad», si pasan los controles, entonces «ya va a la industria que lo destina al producto que quieran» y de ahí «a la distribución y a los supermercados». Esta cadena se llama «cadena de valor», esto significa que, del precio de cada litro de leche, en este caso, se va a llevar una parte el laboratorio, la industria, la distribución y el supermercado y, al final, la pregunta es, ¿qué le queda al ganadero de ese dinero?