Finalizan con éxito las pruebas de los prototipos antiniebla de la A-8

Pablo González
pablo gonzález REDACCIÓN / LA VOZ

ASTURIAS

Sistema de difusión automático de materiales higroscópicos mediante aspersores
Sistema de difusión automático de materiales higroscópicos mediante aspersores ELISEO TRIGO

El Gobierno debe decidir qué sistemas elige para implantarlos de forma definitiva en el tramo negro de la autovía del Cantábrico

01 dic 2021 . Actualizado a las 21:51 h.

Cuando se cumplen más de siete años del accidente múltiple que costó la vida a una persona en el conocido como tramo negro de la A-8, en el alto de O Fiouco, el Ministerio de Transportes ya ha terminado la fase de experimentación de los sistemas destinados a reducir o incluso eliminar la niebla que asciende desde el mar a la montaña y que periódicamente obliga a cerrar el tramo entre A Xesta (Abadín) y Mondoñedo por la deficiente visibilidad, y desviar el tráfico por la N-634.

Si hace unos meses se terminaron las pruebas con los dispositivos de ayuda a la conducción —un sistema de balizamiento lateral con luz láser y otro de señalización horizontal inteligente con tecnología led proyectada sobre la calzada—, ayer se dieron por terminados los ensayos con la tecnología que pretende reducir, desviar o eliminar la niebla que dificulta la conducción, especialmente entre los meses de mayo y agosto, en un tramo de cuatro kilómetros en la zona más alta de la autovía (cerca de 700 metros de altitud).

El delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, destacó que los resultados de los ensayos «son muy prometedores», aunque ahora un equipo de técnicos de Transportes analizarán los más idóneos para resolver la problemática. Lo más probable es que sea un modelo mixto que compagine la ayuda a la conducción con uno de los sistemas probados para reducir la intensidad de la niebla. En cualquier caso, será necesaria una licitación para contratar la construcción de los sistemas por los que se decanten los técnicos.