«Desde el punto de vista epidemiológico, no tiene sentido vacunar a los niños»

ASTURIAS

Pedro Arcos, epidemiológico y director de la Unidad de Investigación en Emergencias y Desastres de la Universidad de Oviedo
Pedro Arcos, epidemiológico y director de la Unidad de Investigación en Emergencias y Desastres de la Universidad de Oviedo

El epidemiólogo Pedro Arcos pronostica que la pandemia no desaparecerá en 2022, pero probablemente irá haciéndose más leve en uno o dos años debido a las nuevas variantes del virus.

06 ene 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Pedro Arcos es médico especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública, profesor de Epidemiología en la Universidad de Oviedo y director de la Unidad de Investigación en Emergencia y Desastre (UIED).

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

¿Cuál es el motivo de esta última ola de contagios, pese a que teníamos un 80% de vacunación?

-Se debe a una doble razón. Por un lado, tenemos un grupo grande de población vacunada hace más de cinco meses y que ya ha perdido al menos la mitad de su inmunidad humoral por anticuerpos y como consecuencia se está reinfectando. Por otro, la nueva variante ómicron también está infectando a los vacunados en los que la vacuna protege menos frente a esa variante. Por ambas causas, lo que los epidemiólogos llamamos la «reserva de susceptibles» está aumentando y eso dispara las cifras de infección.

-¿Ha sido el efecto más corto de lo esperado en todas las vacunas?

-Sí, lo ha sido. Cuando se prueba una vacuna nueva, el ensayo clínico se hace en una muestra seleccionada de la población, generalmente individuos jóvenes y sanos. Pero luego, cuando esa vacuna se aplica masivamente a la población general, que es más grande y heterogénea, los resultados no suelen ser igual de buenos que en el ensayo clínico de prueba. Ahora sabemos que, aunque estas vacunas pueden generar anticuerpos de defensa muy rápida e intensamente, su efecto apenas dura unos meses. Aunque sin duda ayudan a evitar enfermedades graves y muertes, este corto efecto de la inmunidad humoral ha sido un poco decepcionante.