Joaquín Aracil, médico de familia: «Navidad fue la peor semana laboral de mi vida»

ASTURIAS

F. Sotomonte

«Nunca he trabajado teniendo que atender a 80 personas en la consulta y teniendo que salir a hacer domicilios, lo soporto porque me jubilo en julio», asegura

15 ene 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

El paso de fin de año, con el impacto en contagios de la sexta ola, ha dejado tocada a la Atención Primaria en Asturias especialmente en las fechas de los festejos navideños. Una avalancha de pruebas para descartar el covid ha dejado imágenes de colas y los profesionales sanitarios denuncian una carga de trabajo inasumible. «La semana de navidad que trabajé puedo decir que ha sido la peor semana laboral de mi vida, nunca he trabajado teniendo que atender a 80 personas en la consulta y teniendo que salir a hacer domicilios y además llueve sobre mojado», denuncia el médico Joaquín Aracil Villar quien añadió que «personalmente lo puedo soportar porque a finales de julio me jubilo, si tuviera que esperar cuatro o cinco años en esta situación de trabajo no sé cómo lo soportaría».

Con un porcentaje elevadísimo de vacunación como el asturiano, no para todo el mundo es fácil distinguir los síntomas de un catarro fuerte de los de un positivo en covid leve; y esta semana el Principado propuso agilizar la tramitación de las bajas. Pero desde hace meses, desde los primeros planes para la desescalada y el regreso a la atención presencial máxima, los médicos de familia en Asturias han reclamado que se les libere de asuntos administrativos.

«El lunes yo llegué a las ocho y pico a la consulta a trabajar y estuve hasta las doce de la mañana haciendo sólo partes de baja, única y exclusivamente y luego el resto del tiempo hasta las tres de la tarde en un 80% atendiendo al seguimiento, diagnóstico, realización de test de antígenos con la enfermera de pruebas covid. No podemos dedicarnos a nuestro trabajo, no podemos ver pacientes, no podemos atender diabéticos, hipertensos; no podemos hacer las labores que se supone que tiene que atender la Atención Primaria y un médico de familia», afirma Aracil.