Siempre supo que era una mujer: la lucha de Alexia pasa ahora por una vaginoplastia

Esther Rodríguez
Esther Rodríguez REDACCIÓN

ASTURIAS

Alexia Valerio González, gijonesa de 21 años
Alexia Valerio González, gijonesa de 21 años

La joven de 21 años lleva seis años esperando para realizar esta intervención quirúrgica y sus padres no pueden costear el trayecto por problemas económicos

21 ene 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Después de seis años en tratamiento hormonal y más de 1.800 días en lista de espera, Alexia Valerio González está a punto de alcanzar uno de sus sueños: realizar una vaginoplastia. El hospital público de Málaga ya ha citado a esta asturiana trans de 21 años para realizar una serie de pruebas diagnósticas y exámenes clínicos antes de ser sometida a dicha intervención quirúrgica. Sin embargo, llegados a este punto en «esta lucha constante para demostrar quien soy», el problema está en que la joven no puede costearse los viajes a la provincia andaluza.

A través de la plataforma Go Fund Me, la gijonesa hace un llamamiento para recaudar 3.000 euros y así poder realizar tan ansiada operación. «Nosotros estamos en el paro, no tenemos coche y no contamos con el dinero para viajar desde Asturias a Málaga las veces necesarias», señala su madre antes de añadir que «confío en todos aquellos que entendéis lo que es pasar por un procedimiento médico como es éste; confío en que comprendáis que pida dinero para los viajes y estancias en esa ciudad, porque no la vamos a dejar sola en un momento como el de su operación».

«Soy mujer, no lo siento»

Aunque desde que tiene uso de conciencia Alexia Valerio sabía que era una mujer encerrada en un cuerpo de hombre, no fue hasta el año 2016 cuando decide dar el paso y decírselo a sus progenitores. «Llevaba mucho tiempo pensando en contárselo, pero no sabía poner un nombre específico a ello. Por tanto, decidí comentárselo primero a una amiga. Esta me apoyo desde el primer instante y una tarde después de venir de clase les digo a mis progenitores que no es mi género», relata la gijonesa, quien sufrió bullying durante toda su infancia debido a su identidad sexual.