Un tinetense paga una multa de 50 euros por reclamar carreteras dignas en el suroccidente: «Es una injusticia»

Esther Rodríguez
Esther Rodríguez REDACCIÓN

ASTURIAS

Fernando Álvarez Mon, más conocido como Cañón, en una de sus manifestaciones
Fernando Álvarez Mon, más conocido como Cañón, en una de sus manifestaciones

Fernando Álvarez Mon, sancionado por unirse a una manifestación de 20 personas sin notificarla a la Delegación del Gobierno

16 feb 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

«El suroccidente está de moda por el mal estado de las carreteras». Así de contundente se muestra Fernando Álvarez Mon, más conocido como Cañón, quien acaba de pagar una multa de 50 euros por realizar una manifestación, en la que se personaron una veintena de personas más, contra dicha situación sin ni siquiera notificar la misma a la Delegación del Gobierno. Una sanción que a su juicio es una injustica. «No me quejo por el dinero sino por la acción. Yo no protesto por protestar sino que lo hago porque desde que cayó el puente de la Barrosa y hubo el argayo en Salas, ni el presidente del Principado Adrián Barbón, ni la delegada del Gobierno, Delia Losa, se dignaron a venir hasta aquí», resalta cabreado.

Fue el pasado 11 de octubre cuando este vecino de Villatresmil ataviado de cura y tirando de dos burros se dirigió al Polígono Industrial de la Curriscada, en Tineo, para reclamar unas vías de comunicación dignas. Un acto en el que se personó la Guardia Civil, quienes «ni siquiera me dijeron las consecuencias que iba a tener el hecho y mucho menos me pidieron identificación». Aun así al cabo de unos meses el tinetense recibió una carta en su casa con dicha sanción.

Fernando Álvarez Mon, más conocido como Cañón, en la manifestación por la que fue multado
Fernando Álvarez Mon, más conocido como Cañón, en la manifestación por la que fue multado

Una acusación, que a juicio, de Cañón es mentira. «Cuando hago reivindicaciones siempre lo hago de forma humorística y solo lo publico en redes sociales en la víspera, pero no pido ayuda porque no necesito que haya más gente. Además en la zona donde yo vivo el 70% son personas mayores», señala el tinetense antes de añadir que «tampoco portaba pancartas y las 20 personas que había estaban en el bar donde hice la rueda de prensa, entrando y saliendo del mismo y por tanto no se me puede atribuir».