Asturiana de Zinc afrontará paradas en la producción si no se frena la crisis energética

La Voz REDACCIÓN

ASTURIAS

Planta de Azsa

Reclaman al Gobierno español y la Unión Europea que se unan para apoyar a las industrias electrointensivas durante este período de crisis, para garantizar la continuidad del suministro de los metales que se producen

10 mar 2022 . Actualizado a las 11:18 h.

La compañía Asturiana de Zinc (AZSA), perteneciente a la multinacional Glencore, ha emitido este miércoles una nota de prensa en la que reclaman al Gobierno español y la Unión Europea que se unan para apoyar a las industrias electrointensivas durante este período de crisis, para garantizar la continuidad del suministro de los metales que se producen, que es esencial para la transición verde de la Unión Europea.

Además, dicen que están evaluando «distintas opciones» para hacer frente al impacto de la crisis energética en Europa de manera más amplia, incluyendo «reducciones de producción más significativas».

Asturiana de Zinc tiene una capacidad de producción anual superior a 510.000 toneladas de zinc vendible y una plantilla consolidada superior a 1.000 empleados y más de 300 contratistas, según los datos que ha suministrado.

Debido al incremento de los precios de la electricidad, Asturiana de Zinc ha explicado que ha estado ajustando su producción desde 2021 para reducir su exposición a los períodos de precios máximos durante el día. En 2021 esto provocó que, por primera vez tras 13 años consecutivos de aumentos de producción, se redujera la producción con respecto a años anteriores.

En 2022, el nuevo aumento de los precios del gas y su impacto en el precio de la energía eléctrica ha provocado que la producción se reduzca en un 50% durante muchas horas del día, con el consiguiente impacto financiero, informa Europa Press.

Central térmica

Empresas asturianas plantean paralizar su actividad y piden la puesta en marcha de nuevos Ertes

Juan M. Arribas

Los efectos de la invasión de Ucrania ya se dejan sentir en la economía asturiana solo dos semanas después del inicio del conflicto bélico. La patronal asturiana ha pedido medidas extraordinarias y urgentes para frenar la emergencia energética ya que «la energía está llevando al límite a las empresas asturianas». La Fade asegura que un número importante de empresas se están planteando paralizar su actividad y exhorta a las administraciones públicas a tener previstas todas las posibilidades que ofrece la legislación vigente ante situaciones extraordinarias: desde los Ertes hasta los nuevos mecanismos de flexibilidad y estabilización del empleo.

Seguir leyendo