Ola de solidaridad con la familia ucraniana que no encontraba alojamiento en Asturias

Esther Rodríguez
Esther Rodríguez REDACCIÓN

ASTURIAS

Las ucranianas Olga Motruk y Nataliia Makotra, junto con sus hijos Andrii Motruk, Mykhailo Makotra y Yehor Makotra, respectivamente
Las ucranianas Olga Motruk y Nataliia Makotra, junto con sus hijos Andrii Motruk, Mykhailo Makotra y Yehor Makotra, respectivamente Tomás Mugueta

La asociación Accem les ha proporcionado una estancia en un hotel ovetense y varias organizaciones benéficas mostraron su disposición para hacerse cargo de ellas

23 mar 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Las refugiadas ucranianas Olga Motruk y Nataliia Makotra ya cuentan con un alojamiento donde pasar una larga estancia en Asturias junto con sus respectivos hijos, Andrii Motruk, Mykhailo Makotra y Yehor Makotra. Después de tres semanas en lista de espera, dado que «no tenían una situación de preferencia» para ser realojadas, y tras contar su situación en La Voz de Asturias, la asociación Accem les ha proporcionado una estancia en un hotel ovetense. Un alojamiento que además incluye el desayuno, la comida y la cena para hacer aún más completa la ayuda.

Las dos mujeres y los tres menores se estaban quedando en casa de Vadym Ivanina, sobrino político de Olga que lleva viviendo 12 años en la capital asturiana. Su madre y él se habían trasladado a casa de unos amigos para dejar su piso a disposición de sus familiares, que llegaron a la región el pasado 7 de marzo tras huir de la invasión rusa. Sin embargo, ya no podían aguantar mucho más tiempo así, puesto que la vivienda es pequeña y no entraban todos en casa. Además en este tiempo intentaron alquilar un hogar pero les resultó imposible, ya que por ser ucranianos no les querían arrendar nada. 

Una situación de la que se hicieron eco varias organizaciones benéficas asturianas, que se ofrecieron incluso para dar alojamiento a esta familia ucraniana. Concretamente, la asociación Expoacción de Gijón y la organización Help to Ukraine mostraron su disposición para hacerse personalmente cargo de estos refugiados de guerra.