Asturias, entre las comunidades con más casos de acoso escolar

La Voz REDACCIÓN

ASTURIAS

Un estudio revela que las víctimas pierden meses de estudio y que las agresiones son más frecuentes entre chicos mientras que las chicas sufren más episodios de rumores

28 abr 2022 . Actualizado a las 10:36 h.

En España, un estudiante que es acosado por sus compañeros pierde entre tres y cuatro meses de aprendizaje en Ciencias y entre 4 y 5 meses en Matemáticas y Lectura con respecto a aquellos que no han sufrido esta forma de violencia en el ámbito escolar, según un informe de Fundación Alternativas, presentado este jueves.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

Por comunidades, se observa una leve diferencia en la presencia del acoso escolar. Asturias, Castilla y León, Andalucía y Canarias son los territorios con un mayor número de estudiantes que han sufrido esta violencia en el entorno educativo durante los últimos 12 meses. En el lado opuesto, las regiones con menor prevalencia son Galicia, Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha, Melilla y Ceuta.

Teniendo en cuenta que un año escolar dura 10 meses en España, un niño acosado pierde entre 30 % y 40 % de educación en Ciencias y entre 40 % y 50 % en Matemáticas y Lectura, detalla «El impacto del acoso escolar en el rendimiento académico en España», cuya difusión coincide con el Día Mundial contra el Acoso Escolar, el próximo 2 de mayo.

Elaborado por Mauro Mediavilla, profesor de Economía Aplicada de la Universitat de València e investigador asociado del Instituto de Economía de Barcelona, y la profesora de Economía Gisela Rusteholz, el estudio se centra en la prevalencia del acoso y su relación con variables como el género y el tipo de centro, además de cuantificar su impacto sobre los resultados de la prueba del Programa para la Evaluación Internacional de Estudiantes (PISA, 2018).

Para ello analiza una muestra de casi 36.000 estudiantes de 15 años (la mayoría de 4º de la ESO), la probabilidad de ser acosados en base a variables personales y de contexto y compara los resultados en Matemáticas, Ciencias y Lectura entre el grupo victimizado y el que no.

Sus resultados prueban la relación causal entre el acoso y el rendimiento académico y revelan la importancia que un problema como este puede tener para quien lo padece.

El acoso se erige como «un obstáculo más en el proceso de enseñanza-aprendizaje», que puede generar un rendimiento académico más pobre y conducir, a corto plazo, al incremento en las tasas de absentismo, fracaso o abandono escolar prematuro, advierte.

De ahí que los autores del estudio de la Fundación Alternativas consideren imprescindible no subestimar el problema y dedicar mayores esfuerzos a diseñar políticas que permitan la detección precoz de este fenómeno, que «sigue propagándose» pese a los esfuerzos para visibilizarlo y corregirlo.

Sus consecuencias son múltiples: baja autoestima, depresión, ansiedad, miedo a asistir a clases, sumisión, empeoramiento del rendimiento escolar, dificultades de aprendizaje e integración escolar, altos niveles de soledad, pensamientos suicidas o suicidio consumado.

No hay una diferencia relevante entre niños y niñas

Los alumnos que han sido agredidos al menos algunas veces en los últimos 12 meses siguen siendo mayoritariamente chicos, especialmente cuando se trata de burlas (la forma de violencia más común), agresión física, destrucción de objetos de los compañeros y amenazas. Sin embargo, los rumores (la segunda forma más frecuente) lo sufren sobre todo ellas.

Según el índice de acoso construido a partir de las preguntas de PISA, el 16,8 % de los estudiantes en España ha sido víctima de violencia al menos varias veces al mes o más durante los 12 meses previos a esta prueba.

De este 16,8 %, el 51 % son chicos y el 49 % chicas. Al analizar por tipo de acción, además de identificar que las formas más comunes son las burlas y los rumores, es posible ver diferencias relevantes en el género, siendo el «bullying» físico prioritariamente masculino y los rumores más habituales entre las chicas. Por otro lado, no hay diferencias significativas entre centros públicos y privados.

Impacto del acoso escolar en las habilidades evaluadas en pisa

En Matemáticas, un alumno acosado rinde entre 15 y 19 puntos menos que uno que no lo es; en Ciencias, la diferencia es de entre 11,2 y 15,05 puntos negativos; y en Lectura, de entre 14,8 y 18,42 puntos.

Si se considera que, en promedio, una diferencia de 40 puntos PISA entre chicos educados en el mismo contexto representaría 10 meses de educación formal en España (un curso escolar), los valores anteriores representarían 3 meses (30%) menos de educación formal en Ciencias y hasta 4 meses (40%) menos de educación formal en Matemáticas y Lectura.

«Estas cifras no deben ignorarse, teniendo en cuenta que serían consecuencia únicamente del acoso escolar y que estas mismas diferencias pueden prolongarse o, incluso, acumularse a lo largo del tiempo», informa Efe.