Asturias es, junto a la Castilla y León gobernada por Vox, la última comunidad sin ley LGTBI

ASTURIAS

F. Sotomonte

El Principado asegura que espera aprobarla esta legislatura y colectivos ponen el foco en el feminismo anti trans como origen de las demoras

11 may 2022 . Actualizado a las 08:31 h.

El pasado viernes el parlamento de Castilla-La Mancha aprobó y por unanimidad, con el respaldo de todo los grupos con representación en la cámara (PSOE, PP y Ciudadano) sus ley autonómica de Diversidad Sexual y Derechos LGTBI; norma con la que ya cuentan todas las comunidades autónomas con dos excepciones Asturias y Castilla y León. En la comunidad vecina, con la entrada de Vox en su gobierno, las cosas se han complicado para que la norma salga adelante pero ¿por qué hay este retraso en Asturias, una demora que se acumula ya por dos legislaturas, la única autonomía gobernada por el PSOE que no tiene una ley de este tipo?

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

El director general de Juventud, Diversidad Sexual y Políticas LGTB del Principado, Marcos Torre reafirmó el compromiso del Ejecutivo asturiano con sacar adelante la ley en esta legislatura aunque sin marcar plazos «es una ley integral, una ley trans junto a una ley LGTBI y que requiere del tiempo que sea necesario para poder presentarla con todas las garantías legales» e insistió en todo caso en la voluntad de presentarla antes de que acabe el año. Respecto a los retrasos acumulados, Torre recalcó que «estamos trabajando en ella y queremos tenerla lo antes posible». 

La coordinadora de XEGA -asociación asturiana de lesbianas, gais, transexuales y bisexuales- Yosune Álvarez destacó que el Ejecutivo asturiano les aseguró que tiene la intención de presentar el borrador de la ley antes del próximo día del Orgullo, que se celebrará a finales de junio, con el propósito de que el texto sea aprobado en la Junta General antes de que termine esta legislatura (las próximas elecciones están marcadas en principio para mayo del año próximo). Álvarez destacó que la Dirección de Igualdad les ha mostrado los epígrafes de la norma y recalcó que, dado que las las competencias de materias como salud y educación están transferidas a las comunidades, las leyes autonómicas resultan cruciales para la protección de los colectivos más vulnerables.

«Hay muchos vacíos legales; para el alumnado LGTBI queremos proponer un protocolo específico para los institutos y eso es de competencia autonómica. En Salud, sobre todo lo que tiene que ver con personas trans, queremos que se pueda cambiar el nombre en la tarjeta sanitaria que es una manera en que se vean reconocidos»; señaló Álvarez.

La coordinadora de Podemos Asturies, Sofía Castañón, que como diputada en el Congreso trabajó intensamente en la elaboración de una norma estatal que también está pendiente de ser aprobada señaló que el hecho de que «no haya ley autonómica es una merma de derechos y una discriminación respecto a otros territorios; hay plazos, dan los números, no sé a qué esperan», apuntó urgiendo al partido socialista.

«En los institutos todo lo que tiene que ver con el LGTBI depende de la buena voluntad del equipo directivo y con una ley en la mano podríamos hablar de protocolos específicos, de espacios seguros, hay mucho que reformar en acoso escolar para que o haya impunidad y también ser proactivos en la prevención, no esperar a que pase algo», destacó a coordinara de XEGA.

La norma más reciente, la de Castilla-La Mancha prohíbe, según citó Efe, toda práctica de terapias y pseudoterapias de aversión, conversión o contracondicionamiento destinadas a modificar la orientación sexual, la identidad sexual, el desarrollo sexual o la expresión de género de las personas LGTBI.

El problema es la T de Trans

Si en el ámbito nacional en buena medida muchos de los retrasos de la ley se deben a falta de entendimiento entre sectores feministas del PSOE y de Podemos respecto al reconocimiento de las mujeres transexuales, esta divergencia ha llegado al paroxismo en Asturias en los últimos por la enorme influencia y predicamento que el feminismo más opuesto a lo trans tiene en el socialismo asturiano llegado en ocasiones a coincidir con postulados de a extrema derecha como la campaña del autobús de Hazte Oír con el lema  «los niños tienen pene, las niñas vulva, que no te engañen».

Con todo este extremo fue negado categóricamente por Marcos Torre que insistió en que «el compromiso de este gobierno con el colectivo LGTBI es firme, es algo que iba e nuestro programa electoral y trabajamos sobre ello».

Sin embargo, para Yosune Álvarez ese resquemor sí que explica las demoras «dentro del PSOE, tanto a nivel autonómico como estatal hay una resistencia por parte de un sector del movimiento feminista que cree que solo existe su feminismo, pero el feminismo es muy diverso y tiene muchos sujetos políticos. Hay que ampliar las miras y mirar cuáles son las realidades», indicó para lamentar que en muchas ocasiones el debate se desarrolle en redes sociales «que no es el mejor espacio para debatir un asunto polarizado».

En términos similares, Sofía Castañón afirmó que «los derechos humanos no discriminan» y recordó que las personas trans sufren a menudo las mayores dosis de violencia así como importantes problemas de empleo a causa de la discriminación.