Barreras cambia de dueño y sale a flote por tercera vez en menos de una década

Manoli Sío Dopeso
M. Sío Dopeso REDACCIÓN / LA VOZ

ASTURIAS

Oscar Vázquez

Un auto judicial contundente autoriza la venta del astillero al grupo Armón

10 may 2022 . Actualizado a las 21:08 h.

¿A la tercera será la vencida? Ni a la administración concursal, ni a la jueza que se ocupan de la quiebra y venta de Barreras les cabe la menor duda. La magistrada titular del Juzgado de lo Mercantil número 3 de Pontevedra, Amelia María Pérez Mosteiro, ratificó ayer en un auto contundente la opinión favorable emitida ocho días antes por los administradores del astillero, y declaró ganador al grupo Armón del proceso de concurrencia competitiva, al que también se presentaron Marina Meridional y Gondán.

Con este dictamen judicial, contra el que no cabe recurso, Barreras cambia de dueño por tercera vez en menos de una década. El grupo asturiano Armón se hace con el astillero vigués por 14,9 millones de euros, después de dos adquisiciones desafortunadas. La primera, en el 2013, nada más salir de su primer concurso de acreedores, y bajo la presidencia de José García Costas, que entregó el 51 % del capital a la petrolera Pemex a cambio de la promesa de una veintena de buques que nunca llegaron.

La segunda vez que Barreras vendió su alma fue a sus propios verdugos, The Ritz Carlton Yacht Collection y el fondo inversor americano Oaktree, que acabaron desentendiéndose del astillero y llevándose su crucero a medio hacer. Con la plantilla en ERTE, sin pedidos y con una deuda todavía por valorar —falta el informe concursal—, una argucia legal ha permitido sacar a la venta la unidad productiva (instalaciones, concesión portuaria y equipamiento) libre de cargas, que es lo que se lleva ahora Armón.