Chus Fernández y Luis Pastor, dos profetas del deporte fuera de su tierra

Marcos Gutiérrez ASTURIAS

ASTURIAS

Luis Pastor y Chus Fernández en el Campeonato de España FEDDI 2022, que tuvo lugar en Madrid los días 5 y 6 de mayo
Luis Pastor y Chus Fernández en el Campeonato de España FEDDI 2022, que tuvo lugar en Madrid los días 5 y 6 de mayo

Estos atletas adaptados forman parte de la élite nacional en sus categorías. El 25 y 26 de Junio, en Gijón, participarán en el Campeonato Nacional. Pese a sus logros, el apoyo que reciben por parte de las administraciones en Asturias es inexistente

14 may 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

La de los atletas adaptados asturianos Chus Fernández y Luis Pastor es la historia de dos personas cuya vida no ha sido nunca sencilla, ni mucho menos. Sin embargo, la manera en la que ambos han afrontado, y lo siguen haciendo, los obstáculos que el día a día les impone debería de servir como ejemplo para todos nosotros. En el ámbito deportivo tienen el reconocimiento y admiración de sus familias, amigos, compañeros de trabajo y entrenamiento. El de las administraciones regionales y locales asturianas es, por desgracia, inexistente.

El 25 y 26 de Junio las instalaciones de Las Mestas, en Gijón, serán la sede del Campeonato Nacional de Atletismo Adaptado, que convoca a los mejores atletas de 4 federaciones en varias disciplinas: fondo, velocidad, salto, longitud y lanzamientos, entre otras disciplinas. El grupo paralímpico está compuesto por 4 federaciones a nivel nacional: parálisis cerebral, sensoriales, motóricos (amputaciones y otras limitaciones físicas) e intelectuales FEDDI. En esta última se engloban Chus Fernández y Luis Pastor, fondista y velocista respectivamente. De esta competición saldrán las marcas para las representaciones europeas y mundiales, así como nuestros internacionales en los Juegos Paralímpicos de París 2024.

De ahí «la importancia de esta cita», resalta Verónica Miranda, madre de Luis Pastor. Considera que es «necesario dar visibilidad a estos atletas», para proporcionarles el reconocimiento que merecen y, quizás, «los apoyos de los que tanto carecen».