Emprendedores a su pesar: Asturias a la cabeza de los autónomos involuntarios

ASTURIAS

F. Sotomonte

«Ha habido gente que montaba un negocio a la desesperada», señalan desde UPTA, que ha denunciado numerosos casos de falsos autónomos

17 may 2022 . Actualizado a las 08:26 h.

Las últimas décadas han visto crecer un halo heroico alrededor de la figura del emprendedor, con una retórica épica sobre a puesta en marcha de negocios por propia cuenta que no siempre responde a una verdadera vocación y que, muchas más veces de lo que se quiere reconocer, oculta entre sus números a falsos autónomos que sustituyen a asalariados, precarizando sectores enteros. Para muchos autónomos reconocer que su negocio ha sido comprarse un puesto de trabajo resulta un tabú del que nadie quiere hablar, y quienes se encuentran en una situación de fraude temen decirlo a plena luz por temor a represalias. Pero es una circunstancia que abunda, y mucho, en Asturias. De hecho el Principado aparece como la segunda comunidad con más autónomos involuntarios, sólo por detrás de Galicia, un 25%, es decir trabajadores por cuenta propia «ya fuera por necesidad o porque las personas que los empleaban anteriormente se lo pidieron».

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

Así lo recoge el informe El autoempleo involuntario y dependiente en España, elaborado por la Fundación La Caixa, que revela que España se encuentra por encima de la media europea en autoempleo involuntario, con tasas similares a Portugal o países del este pero lejos de las principales economías de la unión donde no es una situación tan extendida. La responsable de la Unión de profesionales trabajadores autónomos, de UGT en Asturias, Almudena Cueto, señaló que, si bien en los últimos años este emprendimiento casi obligado ha empezado a disminuir, llegó a ser muy alto en los primeros años de la Gran Recesión, entre desde 2008 a 2012 «en ese momento hubo mucha gente que, como no había nada, pensaba que mejor que estar en casa montaba un negocio, pero eran negocios que abren y cierran, se encontraban con deudas. Gente que empezaba sin asesoramiento, sin apoyo, sin pensar, a la desesperada, y es muy complicado mantenerte».

El informe sobre autónomos involuntarios destaca que «en los últimos años se ha incrementado la externalización, que ha comportado un crecimiento en el número de falsos autónomos; a los empresarios les resulta más barato trabajar con autónomos que contratar empleados».