El reto del protocolo contra el covid persistente: evitar la enfermedad crónica

Carmen Liedo

ASTURIAS

F. Sotomonte

Los expertos advierten que las secuelas del coronavirus «son una realidad más frecuente de la que imaginamos»

19 jun 2022 . Actualizado a las 22:38 h.

El covid persistente se ha revelado como una nueva enfermedad que padecen quienes después de haber pasado el virus SARS-Cov2 continúan con síntomas como tos, fatiga, disnea, pérdida del gusto o del olfato, trastornos menstruales, problemas de sueño, ‘niebla mental’ o, incluso, ansiedad o depresión durante varias semanas. Aunque todas estas dolencias se han tratado siempre desde los servicios de Atención Primaria, la puesta en marcha por parte de la Consejería de Salud del Principado de un plan y un procedimiento para tratarlas y evaluarlas ha sido un paso importante bien acogido por el colectivo de afectados por covid persistente y también por los expertos, quienes consideran fundamental la puesta en marcha de una atención específica dirigida a quienes continúan con secuelas del coronavirus.

Así, para la especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública, Adonina Tardón, la puesta en marcha de un plan de tratamiento multidisciplinar en Asturias que afronte el covid persistente «es una buena noticia» porque, según señala, en la actualidad, una vez que se sabe como tratar el virus de la covid y que la mayor parte de la población está vacunada, «nuestro mayor problema son las personas con afectación que no se les ha resuelto». Por ello, considera que es muy importante disponer de un procedimiento que se preocupe de solucionar los problemas que siguen tras superar el virus «para que no quede la enfermedad de manera crónica».

Tardón entiende que es acertado que el seguimiento se haga desde la Atención Primaria y que se afronte de forma multidisciplinar involucrando a diferentes profesionales, como pueden ser médicos, personal de enfermería, fisioterapeutas, psicólogos o trabajadores sociales. «Para las personas con covid persistente es mucho mejor disponer de este procedimiento que estar sin un plan de actuación que indique y organice su atención para que no le quede como una enfermedad crónica».