Cuenta atrás para la regasificadora de El Musel: moverá hasta 100 barcos de gas al año

E. G. B. REDACCION

ASTURIAS

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, y el presidente del Principado, Adrián Barbón, visitan la regasificadora del puerto de El Musel, en julio
La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, y el presidente del Principado, Adrián Barbón, visitan la regasificadora del puerto de El Musel, en julio Paco Paredes | EFE

Enagás calcula que, culminado el proceso administrativo, podrá funcionar para uso logístico en seis u ocho meses y, a partir de entonces, «contribuir a la seguridad de suministro energético» en Europa

07 jul 2022 . Actualizado a las 19:50 h.

La planta de regasificación de El Musel, en Gijón, tendrá capacidad para descargar y cargar 100 barcos de gas natural licuado (GNL) al año, lo que supondrá una aportación de hasta 8.000 millones de metros cúbicos. Viene a ser algo menos de un tercio, para hacerse una idea, de lo que se consume al año en España. La regasificadora de Gijón, que precisamente operará como una gran instalación de almacenamiento para Europa, cuenta con unas instalaciones de atraque y descarga diseñadas para dar cabida a los buques metaneros más grandes del mundo, los de tipo Q-MAX, que pueden transportar hasta 266.000 metros cúbicos de gas natural licuado.

La capacidad de los dos tanques de la terminal gijonesa es de 150.000 metros cúbicos cada uno, suficientes para recibir esos 100 metaneros anuales, procedentes de diversos países productores, y permitir una recarga rápida que agilice el suministro hacia diferentes destinos en Europa en el objetivo de ser independiente del gas ruso. La infraestructura, que ocupa 18 hectáreas en la zona ampliada de El Musel, entrará en funcionamiento entre finales de este año y principios del que viene, una década después de que finalizara su construcción.

Así lo anunciaba esta mañana la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, una vez que el ministerio ya ha emitido la autorización administrativa para la terminal. Esta autorización es un «paso clave» para Enagás, desde donde recuerdan que el proceso para la puesta en funcionamiento definitiva de la regasificadora continúa con la tramitación del reconocimiento del régimen económico por parte de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) para que pueda utilizarse como una planta para servicios logísticos de GNL, con la orden de puesta en marcha por parte del ministerio y con la puesta a punto técnica por parte de la compañía. «Terminado ese proceso, la planta podría estar en funcionamiento para uso logístico en un plazo de entre seis y ocho meses», explicó esta tarde el consejero delegado de Enagás, Arturo Gonzalo, que acompañó a la ministra durante su visita por las instalaciones en El Musel.