¿Por qué la ruta del Cares se ha convertido en «una trampa» para senderistas?

Marcos Gutiérrez REDACCION

ASTURIAS

Ruta de Cares, en Cabrales
Ruta de Cares, en Cabrales Turismo Asturias

Desde la Federación de Deportes de Montaña, Escalada y Senderismo de Asturias piden que se ponga una tasa de uso de la vía para financiar personal de seguridad, sanitario y los habituales rescates

03 ago 2022 . Actualizado a las 23:34 h.

Este verano está resultando especialmente intenso para los servicios de rescate de la Guardia Civil y el Servicio de Emergencias del Principado. La ruta del Cares es, en este sentido, una de las más problemáticas y donde se concentran más hechos luctuosos y rescates.

Sin ir más lejos, hace dos semanas una joven portuguesa se despeñaba tras apoyarse en una de las vallas que delimitan el camino y caer más de veinte metros. Además, el cuerpo del gijonés Javier Amigo, montañero desaparecido el pasado 24 de julio, fue localizado el 29 de julio tras sufrir una caída.

Juan Manuel Rionda Mier, presidente de la Federación de Deportes de Montaña, Escalada y Senderismo del Principado de Asturias (FEMPA), insiste «desde hace años» en que la ruta del Cares «tiene una peligrosidad doble». Por un lado está la «objetiva en sí misma», relacionada con la orografía. La senda «tiene un abismo o desnivel que baja en la mayor parte del trayecto en vertical al río, por lo que si caes no tienes escapatoria». Además, «de la montaña se desprenden piedras y argallos que te pueden alcanzar». Asimismo estamos hablando de «un trayecto de 11 kilómetros donde no hay puentes» ni fuentes donde tomar agua.