Las rutas más problemáticas de la montaña asturiana

Marcos Gutierrez REDACCION

ASTURIAS

Desfiladero de las Xanas
Desfiladero de las Xanas

«En Asturias todas son complicadas, sobre todo si ya vas a Picos de Europa», advierten en la Federación de Deporte de Montaña

10 ago 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Este verano está resultando particularmente accidentado en la montaña asturiana en cuanto a rescates, lesiones y, por desgracia, fallecimientos. Los expertos ponen de manifiesto la necesidad de que, antes de salir de casa, las personas tengan en cuenta cuestiones como dar a conocer el itinerario que van a seguir, disponer de medios para avisar de un percance, estar en relativa buena forma física, llevar equipo, ropa, alimento, bebida y, sobre todo, no perderle nunca el respeto a las cumbres ni a los caminos que las atraviesan. 

Senderistas y montañeros asturianos reconocen que hasta la senda más sencilla, sobre el papel, puede complicarse por un cambio brusco de las condiciones climatológicas o por los siempre inconvenientes imprevistos. Juan Manuel Rionda Mier, presidente de la Federación de Deportes de Montaña, Escalada y Senderismo del Principado de Asturias (FEMPA), destaca que «en Asturias todas las rutas son complicadas, sobre todo si ya vas a Picos de Europa». En este escenario existe «una dificultad de base, que no es otra que si te pilla la niebla estás perdido». «Eso te convierte en problemática hasta la travesía más sencilla del mundo, como puede ser subir a uno de los refugios, con las vías señalizadas y claras», añade. 

Sobre el abismo

Obviamente, entre las rutas más problemáticas de Asturias cita la del Cares, «donde vas diez kilómetros con el abismo siempre permanente a tu lado». En este sentido, una parecida sería la de Las Xanas, de la «que técnicamente podemos decir que es incluso fácil, pero objetivamente tienes el abismo todo el rato abajo y también te pueden caer piedras de la ladera». Cree que, sobre todo, «hay que tener un poco de sentido común para hacerla», ya que si no estamos en forma o vamos acompañados de mayores, «chiquillos o gente menuda», sin hábitos de montaña, «por cualquier tontería se puede tener un accidente».