Teletrabajo, cierres anticipados y mejoras en edificios públicos: Asturias amplía las medidas para ahorrar energía

E. G. B. REDACCION

ASTURIAS

Edificio Administrativo de Servicios Múltiples (EASMU) en Oviedo
Edificio Administrativo de Servicios Múltiples (EASMU) en Oviedo

El Gobierno asturiano propone un primer paquete con siete actuaciones orientadas a reducir el gasto en iluminación, climatización y refrigeración, así como a concienciar a la ciudadanía

09 ago 2022 . Actualizado a las 20:55 h.

Son siete medidas, adicionales a las contempladas en el Real Decreto-Ley 14/2022, de 1 de agosto, del Gobierno de España, con las que el Principado quiere impulsar el ahorro energético en inmuebles y edificios de propiedad autonómica. Este primer paquete de medidas, según informan desde el Gobierno asturiano, se ha consensuado hoy en la primera reunión del grupo de trabajo de ahorro y eficiencia en la Administración autonómica, encargado del cumplimiento de las medidas obligatorias y de debatir otras adicionales.

Una de ellas es el desarrollo de una campaña de concienciación y sensibilización en materia de ahorro de energía hacia usuarios y usuarias de edificios públicos. También se instalarán carteles informativos para fomentar el uso racional de la energía con un decálogo de buenas prácticas como por ejemplo apagar equipos informáticos y otros equipos individuales de consumo de energía, utilizar el transporte público y el transporte compartido o darle un uso prioritario a las escaleras frente al ascensor. Una tercera medida es el impulso al teletrabajo y la racionalización de horarios, «que contribuyen al ahorro de energía».

También se pondrá en valor el Programa de Impulso a la Rehabilitación de los Edificios Públicos (Pirep), en el que el Ejecutivo trabaja desde hace meses y que contempla una inversión de 15,3 millones en diferentes inmuebles del Principado, principalmente para la mejora de la climatización, la iluminación y la eficiencia energética. Del presupuesto global, 10,3 millones se financiarán con cargo al Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR), mientras que el resto correrá a cargo de la Administración autonómica.