Belén Bermejo y David Buchanan, 'refugiados climáticos': «El clima fue determinante para mudarnos a Asturias»

Luis Fernández
Luis Fernández REDACCIÓN

ASTURIAS

Belén Bermejo y David Buchanan
Belén Bermejo y David Buchanan

Ella de Madrid y él de Nueva Zelanda, decidieron cambiar el «ajetreo» de la capital de España por «un sitio ideal en el que la lluvia y la temperatura es relativamente estable»

04 sep 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Si hace un par de décadas alguien hubiese defendido que el clima de Asturias atraería a los turistas e, incluso, a nuevos residentes, probablemente sería objetivo de mofa y risa. Por aquel entonces, las lluvias eran mucho más frecuentes en el Principado, en el resto de España las temperaturas no apretaban como lo hacen ahora y el cambio climático ya era conocido pero sus efectos todavía no condicionaban tanto el día a día de la ciudadanía. Pero todo eso ha cambiado, especialmente en verano. El mapa del tiempo (con la excepción de una semana en julio) mostró durante este último periodo estival un panorama asfixiante, con los termómetros rozando los 40 grados en casi todo el país, salvo el islote de Asturias y Cantabria. El nuevo récord de turistas demuestra que cada vez son más las personas que se acercan al Principado en busca de calidad de vida y de esa climatología más benévola. Y también hay quien ha decidido que ese viaje no sea solo para hacer una visita, sino para quedarse. Es el caso de Belén Bermejo y David Buchanan, una pareja que asegura que: «El clima fue determinante para mudarnos a vivir aquí».

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

Ella tiene 44 años y es de Madrid. Él tiene 48 años y es de Nueva Zelanda. «Estábamos cansados del estilo de vida ajetreado de Madrid, con poco tiempo para descansar y desconectar. También los ruidos, la contaminación y el clima fueron cosas determinantes para mudarnos a Asturias», aseguran. En este último punto, subrayan que la climatología fue «muy importante». «Está claro que el cambio climático está pasando más rápido de lo que pensábamos», apuntan, y añaden que Asturias, «al estar en entre el mar y las montañas», es un sitio «ideal porque la lluvia y la temperatura aquí es relativamente estable, no tiene picos de olas de calor o frío como sucede en otras partes por el cambio climático». Recuerdan, por ejemplo, que Madrid sufrió el temporal Filomena y olas de calor anormales durante este verano.

David señala que el clima en la zona de Nueva Zelanda de la que procede es parecido al de Asturias «en el sentido de que también llueve bastante, pero en invierno hace más frío que aquí». Por su parte, Belén defiende que en Madrid «el clima es bastante más seco que aquí. Con inviernos fríos y veranos muy calurosos». «Cuando era pequeña, recuerdo que había primavera y otoño, ahora casi no existe, especialmente la primavera. Se pasa del frío al calor de repente. El otoño antes duraba un par de meses. Ahora, con suerte, dura unas 3 semanas», afirma.