Las plantas de cogeneración de la industria asturiana se podrán acoger a la excepción ibérica

La Voz

ASTURIAS

Pedro Sánchez
Pedro Sánchez Juanjo Martín | EFE

Sánchez anuncia la extensión del tope en los precios y apunta a la regasificadora del Musel como pieza clave frente a la crisis de suministro europea con Rusia

07 sep 2022 . Actualizado a las 11:16 h.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, puso la puesta en marcha de la regasificadora de El Musel, en Gijón, como un ejemplo del impulso de España en la exportación de energía hacia Europa en el contexto de las restricciones marcadas por la invasión rusa de Ucrania. Sánchez lo declaró así en el debate mantenido en el Senado con el líder de la oposición, Alberto Núñez Feijoo, y en el que anunció además que se extienderá el tope al precio del gas a las plantas de cogeneración, con mucha presencia en la industria asturiana.

En concreto, el presidente del Gobierno indicó que se aplicará la compensación del tope al gas a las empresas que utilizan la cogeneración en sus procesos productivos, permitirá a industrias como la textil, la cerámica, el ladrillo, los fertilizantes o la química «seguir operando y garantizando el empleo en todo el territorio nacional». Sánchez ha explicado que se trata de una medida «excepcional para tiempos excepcionales» solicitada por la propia industria, de la que se van a beneficiar empresas que representan el 20 % del PIB industrial.

Durante el debate en el Senado, el presidente no ha descartado que haya que tomar nuevas medidas energéticas si Rusia procede a un corte total del suministro hacía Europa e indicó además que la regasificadora del Musel será una pieza clave en la exportación de gas al resto del continente.

La excepción ibérica

El llamado mecanismo ibérico establece un tope al precio del gas que se utiliza para generar electricidad, lo que permite así controlar el precio de la luz en el mercado mayorista, que estaba desbocado a causa del encarecimiento del gas.

Para compensar las pérdidas que ello supone para las empresas gasísticas se les abona una «compensación» o «ajuste» que se cobra a los consumidores. Sin embargo, hasta ahora las plantas de cogeneración no reciben ese «ajuste».

Según lo anunciado por Sánchez, el Gobierno va a permitir que las centrales de cogeneración que lo deseen puedan percibir el ajuste del mecanismo ibérico, como las centrales convencionales de gas.

La industria de la cogeneración cobra actualmente una retribución regulada del 7,4 %, que se incrementará próximamente a través de una orden ministerial en más de 1.000 millones.

Debido a este régimen regulado, este tipo de instalaciones no percibe el citado «ajuste» que reciben como compensación las centrales que usan gas con la aplicación del mecanismo ibérico, sino que únicamente recibe el precio de casación del mercado mayorista antes del ajuste, habitualmente mucho más bajo.

Para evitar esta situación, el Gobierno permitirá que las instalaciones de cogeneración que así lo decidan puedan renunciar a la retribución regulada para percibir el ajuste del mecanismo ibérico, como hacen las centrales de ciclo combinado de gas.

Según cálculos del Gobierno, esta situación permitirá aumentar la producción eléctrica a través de cogeneración, actualmente un 60 % más baja de lo normal; y disminuir en un 1,2 % la demanda diaria de gas natural.

Según Sánchez, desde que entró en vigor el pasado 15 de junio el llamado tope al gas, este mecanismo ha permitido contener la subida de las facturas eléctricas de familias y pymes en un 15 % en comparación con el precio que se pagaría si no se hubiese aprobado esta medida.

En este sentido, ha cifrado en 2.000 millones de euros el ahorro que ha supuesto este mecanismo para familias y pymes; según citó Efe.