«¿Sabes lo que es ir a comprar, querer y no poder?»: la cesta de la compra ahoga a miles de asturianos

E. GUTIÉRREZ | X. MENÉNDEZ. REDACCIÓN

ASTURIAS

Clientes de un supermercado, en una imagen de archivo
Clientes de un supermercado, en una imagen de archivo MARCOS MÍGUEZ

Así son los trucos y los cambios en el consumo y en los hábitos diarios de las familias para llegar a fin de mes

03 oct 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Dejar de comprar algunos productos, recorrerse los supermercados buscando la opción más barata, cambios en algunos hábitos y apretarse mucho el cinturón. Son algunas de las medidas que toman los asturianos para enfrentar la subida de los precios. La subida del IPC y el encarecimiento de la energía están aplastando las economías de muchas familias, que han tenido que hacer cambios en sus compras diarias para ajustarse al nivel de vida. Los alimentos básicos se han encarecido, trastocando las cestas de la compra de los asturianos. En una recesión económica marcada por la incertidumbre, los asturianos se preparan para un invierno que, vaticinan, será el más duro desde hace mucho tiempo.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

Una de las primeras consecuencias de la escalada de precios se ve a diario en el supermercado. «Piensas más detenidamente cómo hacer la compra», nos cuenta María José López. Ella es autónoma y está viendo, también, como en su empresa los ingresos están bajando: «Ante esta situación todos nos estamos apretando el cinturón y no se gasta tanto en cosas `no esenciales´, como puede ser la decoración. Estoy teniendo los mismos, o más gastos, y menos ingresos… tengo que mirar por todo».

También es el caso de Bernardo Fernández, jubilado, que tiene que estirar su pensión haciendo malabares. «Tienes que hacer magia, para, por lo menos, poder cubrir los gastos básicos», dice esté vecino de Castrillón que todavía no sabe cómo consigue llegar a todo: «Las cosas más básicas de la lista de la compra están poniéndose a precio de oro, te ves en la obligación de recortar por todos lados porque tienes que vivir… ¿Que luego llegues o no llegues a final de mes? Eso ya es otra historia. Nos están acribillando».