Las curiosidades del rodaje en Asturias del anuncio de la Lotería de Navidad

María S. Condado REDACCION

ASTURIAS

Parque Natural de Somiedo en el anuncio de Lotería de Navidad
Parque Natural de Somiedo en el anuncio de Lotería de Navidad Loterías y Apuestas del Estado

«Encontrar un hospital no siempre es fácil y el de Avilés se ajustaba a todo lo que necesitábamos», indica uno de los creativos, Gonzalo Urriza

28 nov 2022 . Actualizado a las 10:27 h.

Este año Asturias forma parte de la ilusión de la Lotería de Navidad. Los tres anuncios -Tres Orquídeas, Vika y El Viaje- que promocionan este año la Lotería de Navidad se rodaron en diferentes lugares del Principado como el Hospital San Agustín de Avilés, el Parque Natural de Somiedo o la fábrica de luces de navidad de Lugones.

Gonzalo Urriza, uno de los creativos del anuncio, desvela los secretos de la grabación de los tres spots. Los creadores aseguran que escogieron Asturias porque querían aportar dramatismo a las historias. Una de las razones principales para escoger al Principado como su escenario es que querían que alguno de sus cortos se rodara cerca del mar. Por ejemplo, en Tres Orquídeas «nos gustó la idea de que fuera un farero, queríamos que la historia arrancase con el décimo volando. Creíamos que le aportaba intriga y queríamos algo muy peliculero» desde ese momento «recorrimos toda la costa de la península, tanto norte como sur, buscando faros que pudieran ser interesantes. Y dimos con el faro de Tapia», afirma Urriza.

Además, el hecho de que en Lugones hubiera una fábrica de luces de navidad real, en la que se pudiera rodar el anuncio Vika, aportaba aún más magia navideña. «Encontrar una fábrica en la que de verdad se fabriquen luces de navidad para muchos pueblos y ciudades, aporta un toque navideño que visualmente es muy interesante. Hubiera sido distinto en una fábrica de cualquier otra cosa», asegura el creativo.

También encontraron en el hospital de San Agustín y el Parque Natural de Somiedo los escenarios perfectos para grabar El Viaje. «Encontrar un hospital no siempre es fácil; tiene que tener una zona donde poder trabajar cumpliendo todas las normas de sanidad y más viniendo de la época que hemos pasado. El hospital de San Agustín se ajustaba a todo lo que necesitábamos», comenta Urriza.

Aunque esta historia, según los creadores, pudiera ser «un hombre que sale de la oficina, se sube a un taxi y va al hospital a ver a su amigo, no sería igual de importante e igual de emotiva. El pastor nos permitía poder dramatizar ese esfuerzo, simbolizar que el actor hace toda una travesía para ver a su amigo, nos parecía que lo hacía más potente». Decidieron que el pastor recorriese el valle de Somiedo porque «nos pareció que era un lugar apartado, pero a la vez bonito e idílico», comenta el creativo.

Agradecidos de rodar en Asturias

Gonzalo Urriza asegura que la grabación fue fácil, aunque «había muy poca que gente que sabía sobre qué estábamos rodando, todo el mundo nos atendió de maravilla. Somos conscientes que a veces grabar un anuncio molesto, porque te cierran las carreteras o te impiden el paso por ciertas zonas, aun así, la gente de Asturias nos ha tratado fenomenal. Disfrutar de los paisajes, conocer lugares nuevos y lo bien que comimos es un privilegio y una suerte. Estamos totalmente agradecidos de haber rodado allí», afirma Urriza.

Como curiosidad, cuenta que la época en la que se llevó a cabo la grabación no había nieve, por lo que la que aparece en Tres Orquídeas y El Viaje se tuvo que poner en postproducción. También hubo polémicas, sobre todo una vez emitidos los cortos. La gente se dio cuenta de que el faro de Tapia no era como en la realidad. Urriza explica que por logística tuvieron que apoyarse en el faro de Punta Atalaya (Lugo).

«En el faro de Tapia sustituimos las torres por el faro de Punta Atalaya, que es la casa del farero y de donde él sale. Todo fue por logística. Esto es ficción, si fuese un documental, obviamente no podríamos hacer esto. Cuando es ficción siempre buscamos que cada segundo cuente», explica Gonzalo. Además, «no son historias 100% reales, están basadas en algunas historias parecidas, pero son ficción. Quizá eso a veces sea un poco equivoco», recuerda el creativo.