Asturias urge un plan para el Corredor Atlántico que plante cara al Eje Mediterráneo

Luis Fernández
Luis Fernández REDACCIÓN

ASTURIAS

Encuentros del Eo
Encuentros del Eo Xaime Ramallal

Empresarios y sindicatos asturianos se unen al Gobierno regional y coinciden en la necesidad de impulsar un movimiento que contrarreste la presión de los empresarios del Levante

30 nov 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

No es sencillo poner de acuerdo a políticos, tanto del PP como del PSOE, con sindicatos y empresarios, pero el Corredor Atlántico lo ha conseguido. Hay unanimidad. Los Encuentros en el Eo, organizados por La Voz de Asturias y La Voz de Galicia, han servido para cerrar filas y sentar las bases de un lobby que tiene el objetivo de hacer frente a las presiones que llegan del Levante para que el Gobierno central se decante por el Eje Mediterráneo en detrimento de la infraestructura del Noroeste. No se trata de elegir, defienden desde el Principado y el ámbito empresarial, ya que sostienen que ambos proyectos son compatibles. Los agentes sociales coinciden en que Asturias, Galicia y Castilla y León se juegan mucho en este proyecto.

Pablo Junceda, director general del Banco Sabadell Herrero, lanzó el guante y todos lo recogieron. Primero el presidente del Principado, Adrián Barbón, luego el de la Xunta de Galicia, Alfonso Rueda, y finalmente toda la clase empresarial reunida en Ribadeo. En síntesis, todos expusieron que el Corredor Atlántico es un tren que no se puede dejar pasar porque condicionaría el crecimiento económico del Noroeste de España durante las próximas décadas. Por ello, quieren alzar la voz y plantar cara a los empresarios del Levante.

Junceda sostiene que el Corredor Atlántico «no tiene importancia solo para Asturias. La tiene para todo el Noroeste y el norte de Portugal». «Se trata de que, sin Corredor, las infraestructuras portuarias y la actividad empresarial de Galicia, Castilla y León y Asturias queda alejada de los ejes europeos, y es en Europa donde están algunos de nuestros grandes mercados» añade.

El directivo del Sabadell Herrero explica que «no se trata de que hacer el Mediterráneo suponga que no se no hace el Atlántico. Hay que hacer los dos, porque en caso contrario el país se queda sin un brazo». «Es un asunto clave», enfatiza, y afirma que «los empresarios, que son los que generan puestos de trabajo, necesitan con más urgencia que otra cosa tener la salida ferroviaria hacia Europa».

En una línea similar se expresa María Calvo, presidenta de la Federación Asturiana de Empresarios (Fade). En su opinión, el Corredor Atlántico tiene una importancia «fundamental». «Llevamos mucho tiempo reclamándolo y trabajando sobre el tema» afirma, y añade que «no puede ser que se favorezca a unas regiones frente a otras porque eso afecta a la competitividad de nuestras empresas». «No se trata de hacer el Corredor en contra de nadie, pero tampoco podemos quedarnos atrás», reitera.

Calvo explica que «Asturias tiene un tráfico de mercancías importantísimo, con la zona logística de la Zalia que debe ponerse en funcionamiento y es imprescindible que todo ello entre dentro de la planificación europea para que tenga las inversiones necesarias y se usen al máximo». La responsable de la patronal sostiene que se trata de una infraestructura «trascendental» y reivindica que «la terminación del tramo Lena-Gijón en alta velocidad para viajeros y mercancías, la conexión con los puertos, en concreto con el de Gijón, y con la Zalia y la intermodalidad es sustancial para la competitividad de las empresas asturianas».

El director general de Asturex, Bruno López, considera que el Corredor Atlántico sería «muy positivo y muy deseable». «En Asturex estamos continuamente buscando ampliar la base de empresas exportadoras y que las empresas que ya existen se sumen a empresas de base exportadora. Eso pasa por conseguir aumentar su capacidad comercial y creemos que esta es una muy buena manera de ampliar, sobre todo lo que tiene que ver con las mercancías, su capacidad comercial y sus ventajas competitivas», detalla.

López apunta otra ventaja. «En cuanto a los pasajeros, pasa lo mismo que con las conexiones del aeropuerto. Nos facilita no solo que podamos viajar de forma eficiente y más económica para las empresas, sino algo muy importante, que es que podemos traer a gente a los eventos que realizamos», apunta. «Podemos traer inversores y que no sea la falta de conexiones una barrera que otras regiones de Europa no tienen», reitera. En cuanto a la forma de conseguir que ese Corredor vea la luz, asevera que «como ya apuntaron el presidente del Principado y el de la Xunta, hace falta una alianza muy fuerte entre comunidades y empujar todos a una. No creo que exista otra manera».

La infraestructura beneficiaría a las empresas de sectores de todo tipo en las tres comunidades afectadas. Francisco Rodríguez, presidente de Ilas- Reny Picot, confía en que el Corredor prospere debido a «las ganas de entendimiento que parece que tienen los dos presidentes -en referencia a Barbón y Rueda-». «Si ellos están de acuerdo, las razones de orden político se podrán resolver», añade. Ensu opinión «todo lo que sea mejorar las condiciones para la actividad económica, como es el Corredor, es bueno. No tiene discusión», concluye. También defiende la infraestructura Álvaro Platero, director general de Gondán, quien reconoce que «no soy experto en el tema» pero señala que «siempre es importante que llegue el tren a los puertos. Es capital».

Los sindicatos apoyan la creación de un lobby

Los sindicatos asturianos también consideran que se trata de una infraestructura fundamental para el desarrollo de Asturias y del Noroeste. José Manuel Zapico, secretario general de CCOO en Asturias, afirma que «la autopista ferroviaria es de primera necesidad para el desarrollo económico de Asturias». En su opinión, «no puede consentirse una España de dos velocidades. Sería un agravio comparativo que no se puede permitir y ahí es fundamental que los gobiernos autonómicos cierren filas e impulsen un encuentro político, económico y social que permita lanzar una voz potente al Gobierno de España para que no tolere ese infradesarrollo del territorio y esa dispersión que iría en contra de la cohesión territorial». Zapico apuesta por ese encuentro, que califica de «urgente».

En una línea similar se expresa Javier Lanero, secretario general de UGT en Asturias. «El Corredor Atlántico es un eje fundamental de vertebración de toda España, no solo fundamental para las tres comunidades (Asturias, Galicia y Castilla y León)», asegura, y argumenta su razonamiento al añadir que «lo que aporte el Corredor repercutirá en el crecimiento económico de todo el país.

Lanero considera que «se necesita una alianza por las infraestructuras, estamos trabajando en ella y habrá un borrador en breve a partir del que diseñar la nueva alianza. Ahí habrá un capítulo importantísimo exclusivo del Corredor Atlántico». Además, apunta que «necesitamos la unidad de las empresas. Crear el lobby empresarial que tiene el Mediterráneo para que las empresas se unan y trabajen de manera conjunta en publicitar, en demandar, en exigir y en coordinarse para crear esa idea». «Tenemos que tener claro qué es lo que queremos y cómo queremos hacerlo. A partir de ahí, lo que tenemos que tener en cuenta es ver qué tenemos hecho, la Variante se acaba en mayo, ver qué mas necesitamos para que el Corredor sea una realidad y qué es lo que tiene que desarrollar cada comunidad. Todas las infraestructuras deben ir dirigidas a ese Corredor», concluye.