Los cribados de cáncer de mama se ampliarán a las mujeres de más de 70 años en Asturias

La Voz OVIEDO

ASTURIAS

una mujer durante una mamografía
una mujer durante una mamografía Antonio_Diaz

La Consejería de Salud ha indicado que el programa de detección llegará a todas las mujeres de entre 50 y 74 años para 2028

18 oct 2023 . Actualizado a las 13:07 h.

La Consejería de Salud ampliará el programa de detección precoz de cáncer de mama de forma progresiva, del que hasta ahora se excluía a las mayores de 70 años, de forma que en 2028 el cribado se habrá extendido a todas las mujeres de entre 50 y 74 años.

Así, en 2024 el programa público se ampliará a todas las asturianas entre los 50 y 70 años; en 2025, a las que tengan entre 50 y 71 años; en 2026, a las de entre 50 y 72 años; en 2027, a las cohortes comprendidas entre 50 y 73 años y en 2028 a todas las que tengan entre 50 y 74 años. Esto supone que todas ellas, después de cumplir los 50, recibirán una carta en las que se les invita a hacerse una mamografía cada dos años hasta que alcancen los 75, una oferta que la Cosnejería realiza ahora anualmente a unas 150.000 mujeres de 50 a 69 años.

En los próximos años se invitará anualmente a participar a unas 8.000 mujeres más de manera que en 2028 esa cifra se incrementará hasta cerca de 200.000 asturianas. Esta apertura del límite de edad es la segunda más importante del cribado universal de la sanidad pública asturiana después de que el programa que se dirigía a las mujeres de entre 50 y 64 años se extendiera en 2005 hasta la edad de 69.

El cribado comenzó aplicarse en el Hospital Monte Naranco en 1991 y se generalizó a toda la población en el año 2001. Es un plan que está sometido a revisiones, controles de calidad y evoluciones periódicas como la actual de acuerdo a las directrices de las guías europeas de calidad. Tras la pandemia, el programa retomó la actividad asistencial habitual en 2022 de manera que el pasado año, recibieron la carta con cita y hora para hacer la mamografía 75.000 mujeres de las que 54.000 decidieron participar en el mismo acudiendo a hacerse una prueba, lo que supone un 72%.

De ellas, unas 5.000 mujeres precisaron pruebas complementarias que se realizaron en los quince días posteriores a la mamografía y unas 2.000 de esas mujeres fueron citadas para controles precoces, cada seis o doce meses, y unas 500 necesitaron una biopsia que derivó en unos 300 diagnósticos de cáncer de mama. Con motivo del Día Mundial contra el Cáncer de Mama, que se conmemorará el próximo 19 de octubre, la Consejería de Salud recuerda que participar en el cribado no evita la enfermedad, pero permite detectar los tumores en una fase inicial, cuando la probabilidad de supervivencia es mayor, informa Efe.