Oviedo

La Guardia Civil ha tomado declaración en las últimas horas al conductor del autobús de Alsa que el pasado 3 de septiembre se estrelló contra una pilastra de hormigón de un paso elevado de la circunvalación de Avilés, en un accidente que le costó la vida a cinco pasajeros y provocó lesiones a otros quince. Los investigadores se trasladaron al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), donde el conductor permanece ingresado, para una primera toma de manifestación que se ha incorporado a las diligencias policiales.

Esta es la primera vez que el conductor, de 40 años, ha explicado al equipo de la Guardia Civil su testimonio sobre los detalles que recuerda sobre el siniestro. No obstante, el secreto de las actuaciones decretado por el juzgado ha llevado a la Comandancia a declinar comentar cualquier detalle sobre el contenido de las diligencias policiales.

La investigación del siniestro corre a cargo del Equipo de Reconstrucción de Accidentes de Tráfico (ERAT) de la Guardia Civil, un equipo considerado como la elite de la investigación de los accidentes de tráfico, en colaboración con el Subsector de Tráfico de Asturias.

El accidente se produjo cuando el autobús de línea, que cubría el trayecto Cudillero-Gijón y en el que viajaban una veintena de pasajeros, se empotró contra una pilastra de hormigón de un paso elevado de la circunvalación de Avilés. En las últimas semanas, integrantes del ERAT se desplazado a Asturias para recoger pruebas para su análisis en Madrid, entre otras el tacógrafo del autobús.

Según fuentes de la investigación, en el momento de la colisión el autobús circulaba a unos 80 o 90 kilómetros por hora y, tanto por la trayectoria que siguió en los últimos metros de su recorrido, como por la ausencia de frenadas, el conductor pudo haber sufrido un desvanecimiento.

Las cinco víctimas mortales del accidente eran residentes en Asturias: M.B.M.H., de 55 años y vecina de Soto del Barco; A.P.T.S., de 52 y vecina de Gijón; J.E.M.D., de 58 y S.A.G., de 77 años, ambos vecinos de Gijón y A.S.G., de Castrillón.

El conductor del accidente de Avilés, aislado por un virus hospitalario

Juan M. Arribas
Una grúa retira los restos del autobús de la compañía Alsa que hoy se ha empotrado contra una pilastra de hormigón de un paso elevado de la circunvalación de Avilés, en un accidente de tráfico que ha causado al menos cinco fallecidos y una quincena de heridos de diversa consideración.
Una grúa retira los restos del autobús de la compañía Alsa que hoy se ha empotrado contra una pilastra de hormigón de un paso elevado de la circunvalación de Avilés, en un accidente de tráfico que ha causado al menos cinco fallecidos y una quincena de heridos de diversa consideración.

Omar López no ha podido prestar declaración hasta el momento

Omar López Macías, el chófer que conducía el autobús siniestrado el pasado 3 de septiembre en Avilés, continúa ingresado en el Hospital Central de Asturias y hasta el momento no se le ha podido tomar declaración al estar aislado por un virus hospitalario, según ha informado TPA Noticias.  

López, natural de Candamo aunque residente en Pravia, con dos hijos y de 40 años de edad, sufrió algunas amputaciones tras el siniestro, en el que fallecieron cinco personas y otras 15 resultaron heridas. El autobús colisionó contra uno de los pilares de la Autovía en Avilés cuando cubría la línea entre Cudillero y Gijón. El conductor afrontó heridas muy graves.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El conductor del autobús siniestrado en Avilés declara ante la Guardia Civil