El Oviedo se acostumbra a reaccionar

Los azules vuelven a levantar un marcador en contra

Jugadores del Oviedo celebran el gol de Christian en Vallecas
Jugadores del Oviedo celebran el gol de Christian en Vallecas

Oviedo

Competir en todos los campos, ante cualquier rival y en cualquier circunstancia se está convirtiendo en una de las señas de identidad del Real Oviedo. Los de Anquela siempre dejan patente en el césped su sello particular y no pierden la cara a ningún encuentro, aunque el mismo se ponga cuesta arriba. Esto último se ha visto varias veces en los últimos meses y es un gran ejemplo de la fortaleza que está consiguiendo alcanzar el equipo carbayón.

El viernes volvió a pasar. El Rayo se adelantó en el marcador en su primera ocasión clara y los azules, lejos de amedrentarse, cogieron el timón del encuentro y consiguieron igualarlo antes de que llegara el descanso. Pero como hemos dicho en el párrafo anterior, esto no es flor de un día. Ante el Lugo en el Tartiere, el Oviedo remontó el 0-1 inicial de los lucenses, los visitantes igualaron a dos goles y finalmente Aarón le dio la victoria a los carbayones. En Tarragona también se remontó al Nàstic, que se adelantó en el Nou Estadi pero que finalmente cayó 1-2 ante los de Anquela. 

Mismamente, hace una semana, los del Tartiere conseguían igualar al Huesca en El Alcoraz, posiblemente el campo más difícil de los últimos meses en Segunda División, rascando un punto tras adelantarse los locales aprovechándose del error de Alfonso. Y en Vallecas volvió a pasar. Este Oviedo demuestra, partido tras partido, que para matarle no vale con un solo disparo. 

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

El Oviedo se acostumbra a reaccionar