Contracrónica: Cuando un punto no es suficiente

El nivel del Real Oviedo es tan alto que un empate sabe a poco

Penalti Christian Fernandez Real Oviedo Rayo Vallecano.Momento en el que el esférico da en el rosto de Christian
Momento en el que el esférico da en el rosto de Christian

Oviedo

Hace tiempo, no demasiado, un empate en casa del quinto clasificado y mostrando buena imagen habría sido motivo de alegría entre el oviedismo y entre los futbolistas del conjunto azul.

Hace tiempo, no demasiado, muchos temían los encuentros lejos del Carlos Tartiere y se encomendaban a cualquier santo o amuleto para pasar el trago de la mejor forma.

Hace tiempo, no demasiado, el primer gol del Rayo hubiera tumbado a los azules, impidiéndoles cualquier tipo de reacción y mucho menos una remontada en el marcador.

Pero eso fue hace tiempo. Ayer los futbolistas del Real Oviedo y la afición terminó con un sabor agridulce, casi más amargo que otra cosa, por haber dejado escapar una victoria que resultó merecida en muchos tramos del encuentro.

Aspirante, aunque no lo digan

A este nivel, los de la capital del Principado aspiran a todo. Pero tiene que ser a este nivel y no a uno inferior. Anquela y los suyos lo saben, aunque no lo digan. Incluso la afición lo sabe, pese a que mire a otra parte cuando se inicia este debate y se centre en el Almería.

El Real Oviedo está ganando respeto en la categoría. Es un equipo perro que te minimiza, te incomoda, te achucha y cuando menos te lo espera, te castiga. Desde fuera ya nos apuntan como rival a batir.

Más si cabe cuando los de la capital del Principado han conseguido pasar esta etapa de montaña con nota. Acudieron a El Alcoraz, que puede ser algo así como el Angliru, y pudieron ganar. La victoria se escapó en pequeños detalles.

Cinco días después tocó subir el Tourmalet en Vallecas y pudieron ganar. La victoria se escapó en un pelotazo cara-mano que Pérez Pallas no dudo en pitar penalti. No suele dudar demasiado el vigués en estos asuntos con el Real Oviedo de por medio.

Tras estos dos puertos, el Real Oviedo se mantiene invicto y ya son 7 los encuentros sin conocer la derrota. En los últimos 10 se ha conseguido 7 victorias, 2 empates y 1 derrota. Números de aspirante, aunque no lo digan.

Llegó la amenaza amarilla

Ahora Anquela tendrá que preparar a los suyos para una etapa trampa como será el encuentro ante el Almería. La defensa llegará muy tocada sin 3 hombres fundamentales: Forlín, Christian y Mossa. Desde luego que Pérez Pallas supo apuntar con las amonestaciones. Lo que es peor es que la «amenaza amarilla» no se ha ido. Carlos, Aarón, Folch y Mariga siguen a una sola amonestación de la suspensión.

Valora este artículo

8 votos
Comentarios

Contracrónica: Cuando un punto no es suficiente