El bueno, el feo y el malo del Real Oviedo

Así quedan asigandos los papeles tras el empate en Vallecas


Oviedo

Con este se terminaron las dos salidas consecutivas de los de Anquela a dos de los campos más difíciles de toda la categoría y aunque los puntos sumados hayan sido sólo 2, el balance general es mucho más positivo que su importancia en la tabla. La afición azul se estaba acostumbrando a que lejos del Tartiere el equipo no pudiera sumar nunca e 3 en 3 y este Oviedo estás demostrando que es más que capaz sea quien sea el equipo que esté delante.

Las jugadas aisladas y la mala fortuna son las que están evitando las victorias de los azules en estos dos encuentros pero la garra del equipo ya se ha sobrepuesto tanto en Huesca como en Vallecas a un gol en contra. Se puede confiar en los de Anquela y el contexto da exactamente igual. Esta semana los papeles quedan asignados de la siguiente manera:

El bueno: Saúl Berjón

Su asistencia en el segundo gol hacen obligatorio destacar su labor en este equipo pero no es lo único de lo que se pude hablar respecto a este jugador después de lo vivido ayer en Vallecas. El canterano carbayón volvió a demostrar que es una de las piezas clave en este Oviedo aportando criterio en cada balón que toca y haciendo la vida imposible a los rivales que tienen que bailar con él. Dos partidos consecutivos con asistencia de gol y con muchas ganas de que llegue el partido del Almería para volver a verlo en acción.

El feo: Diegui Johannesson

Los altibajos del islandés son los que hacen que ocupe este papel en esta jornada. El partido comenzó con una intensidad altísima tanto de locales como visitantes, y gran parte de la del Real Oviedo vino desde su posición. Su velocidad y su capacidad de desequilibrio lo hicieron brillar en los primeros 45 minutos de encuentro, pero tras el descanso desapareció del juego azul. El equipo echó de menos ese Diegui ofensivo al que nos ha acostumbrado esta temporada.

El malo: Carlos Hernández

Cuesta ponerlos como el "malo" tras un gol que empieza a ponerlo en la parte alta de la lista de goleadores de esta temporada, pero en su papel como zaguero tuvo muchos problemas para frenar el ataque del Rayo. En general toda la defensa sufrió mucho ante un equipo que a pesar de no haber podido llevar el manejo del juego sabe cómo y cuando hacer daño al rival. Le faltó contundencia en varias ocasiones y no hizo que, como en otros partidos, la portería azul pareciera inalcanzable.

Valora este artículo

14 votos
Comentarios

El bueno, el feo y el malo del Real Oviedo