«Champagne responde cuando más se le necesita»

Carlos Sánchez, entrenador de porteros del Leganés, nos habla del nuevo portero carbayón

Carlos Sánchez y Queco Piña en un entrenamiento
Carlos Sánchez y Queco Piña en un entrenamiento

Oviedo

Pocas personas saben más que Carlos Sánchez García (Madrid, 1978) sobre la meteórica ascensión del Leganés. El entrenador de porteros madrileño entró con Asier Garitano en el club pepinero en el verano de 2013, cuando la entidad madrileña todavía estaba en Segunda B. En tan solo cuatro años, Butarque pasó de ver a su equipo jugar ante el Conquense a disfrutar en directo de Messi y Cristiano Ronaldo.

Nadie mejor que Carlos para que nos explique quién es y cómo juega Nereo Champagne, el nuevo portero del Real Oviedo. El argentino llegó al Leganés en el mercado de invierno de la 16/17, convenció y se quedó una temporada más en Butarque. Ahora será la competencia de Alfonso Herrero.

-A Nereo Champagne lo conoces en el mercado de invierno de la 16/17, cuando al lesionarse Serantes tenéis que fichar a un portero.

-Nosotros manejamos diversas opciones. Estuve viendo a varios porteros y por características nos venía bien Nereo. También por referencias que te llegan de gente que ya lo conocía de Argentina. Nos urgía fichar y más en esas fechas y el club consiguió la cesión. Recuerdo que en ese mismo mercado de invierno vino Iago Herrerín.

-Herrerín acabó siendo el titular, por así decirlo, ¿no?

-Sí, pero ahí está lo bueno de Nereo, el responder cuando más se le necesita. Llegó un martes o un miércoles de Argentina y el fin de semana tuvo que jugar ante el Betis, y lo hizo bastante bien. Antes había llegado Iago, que acabó jugando más.

-Os salvasteis matemáticamente ante el Athletic, en San Mamés. Aquel partido lo juega Champagne.

-Sí, en el partido en el que nos jugábamos las habichuelas Herrerín no pudo estar por la famosa 'cláusula del miedo' y Champagne hizo un grandísimo partido. Recuerdo una parada tremenda a Aduriz, abajo a la derecha. Nos salvó y conseguimos empatar. No es nada fácil llevar tiempo sin jugar y saltar al campo en el partido en el que te juegas todo.

-En el verano de 2017 volvéis a contar con él.

-Acabó su cesión, un caso parecido al de este año. El cuerpo técnico y yo le decimos al club que queremos contar con él, que es un chico que si te tiene que jugar va a cumplir perfectamente y que si no tenía tantas opciones de ser titular entrenaba como el que más. Además, es un diez en el vestuario.

-Lo del vestuario puede parecer un tópico, pero en la posición de portero es algo muy importante. Tú lo sabes bien (Carlos jugó en el Real Madrid y en Segunda con el Poli Ejido, Almería y Castellón).

-Eso es. Hay porteros que asumen un rol de no jugar, que no es lo mismo que acomodarse. Nereo entrena increíblemente bien. Pero asumen la situación, esperan su momento y luego cumplen. Mira la Copa del Rey que hace, eso se debe al trabajo diario. Si te abandonas y tienes que saltar al campo, no te da.

-Cómo ves esta nueva etapa que empieza en Oviedo.

-Yo creo que le va a venir muy bien al Real Oviedo. Va a dar bastante seguridad. Tendrá una dura competencia con Alfonso Herrero, que el año pasado hizo un año increíblemente bueno. Lo conozco y creo que habrá una competencia bonita.

-Alfonso es un portero explosivo, ¿cómo definirías a Nereo?

-Nereo destaca más por la colocación, domina el juego aéreo y tiene una gran técnica de blocaje. El uno contra uno, como buen argentino, lo domina también. Es un portero bastante completo en todas las facetas, de notable.

Y como persona es de diez. Muy humilde, ayuda al compañero en entrenamientos y partidos. Solo tengo buenas palabras para él. Hicimos un grupo muy bueno 'Pichu' Cuéllar, los juveniles, él y yo, y al final tienes mucho tiempo para entrenar y charlar.

-Es un portero alto y de gran envergadura, pero no se le ven malas maneras bajo palos. Por lo menos en la Copa del Rey realizó muchas paradas de puro reflejo.

-Así es, pero también domina el juego aéreo, eh. El problema que quizá tuvo el año pasado es que la confianza en un portero es clave, y al no jugar mucho pues estás menos acostumbrado a las referencias del área y sales menos que de costumbre. Pero se coloca bien, bloca y es contundente cuando tiene que ir de puños.

Como dices tú en portería es bueno porque domina el tiro lejano y es bastante potente de piernas. Es grande (1.88 metros) y tiene envergadura de brazos. Nereo para por colocación pero también tiene potencia. Si entrena bien y la familia y él están contentos pienso que va a dar al Real Oviedo mucho dentro y fuera del campo.

Valora este artículo

6 votos
Comentarios

«Champagne responde cuando más se le necesita»