Un vacío de 68 años sin el fundador de una pasión multitudinaria

Carlos Tartiere, presidente que más tiempo ha dirigido el Real Oviedo, sobrevive en el recuerdo de miles de aficionados

Busto de Carlos Tartiere en el estadio del Real Oviedo
Busto de Carlos Tartiere en el estadio del Real Oviedo

Oviedo

Hace casi siete décadas que se fue y, aún así, todo el mundo conoce su figura. Entre la afición azul son hoy mayoría quienes empezaron a seguir al Real Oviedo cuando su fundador ya no estaba. Pero ninguno le olvida.

El pasado martes se cumplieron 68 años del fallecimiento de Carlos Tartiere de las Alas Pumariño. Un niño enamorado del fútbol que creció para impulsar la fundación del que se convertiría en uno de los principales equipos de España.

Fue en 1926 cuando el primer presidente del Real Oviedo impulsó la fusión del Real Club Deportivo de Oviedo con el Real Stadium Club Ovetense. De ella saldría el equipo más fuerte de la capital de Asturas, capaz de aglutinar la pasión de miles de personas.

Desde el nacimiento del nuevo equipo y hasta su fallecimiento con cincuenta años el 31 de julio de 1950, Carlos Tartiere fue el presidente de un club que bajo su mandato alcanzó la tercera posición liguera en las temporadas 34/35 y 35/36.

Un año antes, en 1933, se convertiría en el primer equipo asturiano en ascender a la categoría de oro del fútbol español. Y peleó por llevarse la competición en los años posteriores. Lo hizo, en gran medida, gracias al delantero Isidro Lángara, que en aquella época consiguió terminar tres temporadas como máximo goleador.

Desde 1958 el estadio lleva el nombre de Carlos Tartiere que se mantiene hasta la fecha como la persona que ha ocupado durante más tiempo la presidencia con 24 años en el cargo. Toda una leyenda.

Y además del nombre, en la casa del Real Oviedo hay otro detalle que alarga la historia del fundador del club y la lleva a los aficionados más jóvenes. Se trata de un busto que apunta con la mirada al campo.

Es obra del escultor Victor Hevia y presencia como uno más todos los partidos que juega en casa el equipo que fundó y en el que nadie le olvida. Sin importar los años que pasen.

Comentarios

Un vacío de 68 años sin el fundador de una pasión multitudinaria