Goles para Olloniego

La peña de la localidad depende del autobús para llegar al Tartiere y fortalece en los viajes sus lazos con el Real Oviedo

Cena de hermandad de la peña
Cena de hermandad de la peña

Olloniego es Oviedo y es del Oviedo. En la sidrería El Testeru se ve y se sigue el fútbol, se debate y se vive en azul. Ahí está la sede de la peña del pueblo, que en septiembre cumple 30 años y empieza 2019 con planes para celebrar ese aniversario de alguna manera memorable. Sus cumpleaños siempre son días de gran actividad social en la localidad y de bocados compartidos, pero la directiva quiere algo más para subrayar una fecha tan redonda.

Además de la visita habitual de jugadores de la primera plantilla, el secretario, David López, tiene en mente dar visibilidad al equipo femenino, cuyo despegue agrada mucho a los socios, y, para los aficionados de mayo edad, encuentros con veteranos de las grandes plantillas oviedistas.

Ya sea en los servicios regulares de TUA o en la línea azul de autobús que comparten con la peña Minuto 51 de Langreo, no pasa un día de partido en el Tartiere sin que salga de Olloniego una expedición dispuesta a disfrutar de una victoria. Cuando el equipo juega fuera, El Testeru se convierte sin necesidad de explicaciones ni citas previas en el punto de encuentro para desplegarse en corro delante de un televisor y seguir en vilo el partido.

A veces tienen visitas de miembros de otras peñas. Con Minuto 51 la relación es continua y fluida. Con 65 socios esta temporada, nunca faltan amigos con quien compartir esos momentos. «Como ya somos una peña veterana, tenemos socios mayores. Pero tampoco faltan jóvenes. Se ha incorporado gente que está entre los 20 y los 30. Y los hijos de las parejas mayores ya son adolescentes y empiezan a venir con nosotros», explica López.

La peña, por lo general, organiza dos viajes al año para pasar fines de semana completos en alguna ciudad de las que visita el equipo. El secretario cuenta que ahora es más sencillo que hace tres décadas en los inicios de la peña. «Recuerdo una odisea para ir a Barcelona... Pero hoy es posible llegar a Málaga un viernes, con avión barato, y volver el domingo. Y se puede alquilar una casa para diez por nueve euros por persona y día», explica. Incluso con esas facilidades, los desplazamientos más largos y caros son para los mayores.

Los jóvenes, con presupuestos más apretados, son lo que se apretujan en los autobuses para los viajes de ida y vuelta en el día a los campos accesibles en autobús. Son expediciones subvencionadas, cuestan entre cinco y diez euros y su mayor peaje es el cansancio físico. Pero los chavales lo aguantan todo. Este año ya han estado en Lugo, A Coruña y Madrid, para conocer el Wanda Metropolitano en el choque contra el Rayo Majadahonda.

Estar en Olloniego no saca a la peña de la vida social del club. Es miembro de la APARO y todos los años envía socios a trabajar en el chiringuito de San Mateo. Enero es mes de hacer recuento de quiénes arriman el hombro porque está reciente la comida de hermandad que se organiza cada año en navidades. Estos aficionados llevan juntos 30 años y guardan pasión para seguir un siglo entero.

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

Goles para Olloniego