Las notas: El Oviedo no se arruga

Pablo Fernández OVIEDO

AZUL CARBAYÓN

Alineación del Real Oviedo ante el Deportivo
Alineación del Real Oviedo ante el Deportivo LFP

Los azules, liderados por Champagne y Saúl, pudieron ganar (1-1) ante un Dépor que vivió del gran partido de sus dos delanteros

31 mar 2019 . Actualizado a las 22:14 h.

El mejor

Berjón: 8,5. El ovetense ha vuelto y es una de las razones por las cuales el Real Oviedo puede soñar con el playoff. Lideró a los azules en el primer tiempo desde la izquierda y, cuando el Dépor apretó tras el descanso, volvió a asumir los galones para responder al empate. No está al 100%, pero a este nivel ya es diferencial. 

El once

Champagne: 8,5. El argentino no baja el nivel y volvió a dejar una actuación muy potente. Dominio del área, seguro en el juego aéreo y ágil bajo palos, como en la mano que le saca a Quique en el primer tiempo. Poco puede hacer en el empate del Dépor.

Carlos Martínez: 6,5. Vuelta al once tras casi un mes de ausencia. No fue una constante, pero cuando pudo se incorporó con peligro en campo rival. No sufrió demasiado en defensa. Si le respetan las lesiones es un fijo para Anquela.

Forlín: 5,5. El argentino no jugaba un minuto oficial desde su lesión allá por el mes de noviembre. Su vuelta, ante una de las mejores parejas de delanteros de la categoría, fue correcta. Se fajó en el juego aéreo, sufrió en los movimientos de Carlos y no se complicó con balón.

Alanís: 4,5. Sufrió una barbaridad para ser contundente en las disputas aéreas y le sigue costando mucho defender en el borde del área. Uno de los partidos más incómodos del curso para él. Con balón es el único central azul que intenta algo diferente. 

Bolaño: 4,5. Con diferencia, el encuentro en el que más sufrió de toda la temporada. Carlos y, sobre todo, Quique fueron un castigo y no le dieron respiro en 90 minutos con continuos desmarques tanto de ruptura como de apoyo. Tras el descanso se enzarzó en batallas que condujeron a poco.

Mossa: 6,5. Fue, junto a Saúl, el gran argumento ofensivo del Real Oviedo durante el primer tiempo. Llegó mucho y con peligro al último tercio de campo, aunque faltó algún socio para completar el tríangulo. Tras el descanso el Dépor apretó y el valenciano fue el primer cambio.