Un escudo para el vestuario al que le faltó un gol

ALFONSO SUÁREZ OVIEDO

AZUL CARBAYÓN

Anquela en las instalaciones Tensi
Anquela en las instalaciones Tensi Real Oviedo

El paso de Anquela por el Real Oviedo finaliza con más sombras que luces en la parcela deportiva

22 abr 2019 . Actualizado a las 21:26 h.

Llegó generando una expectación pocas veces vista en la historia reciente del Real Oviedo y se va inmerso en una lluvia de críticas. El paso de Juan Antonio Albacete Anquela (Jaén, 11/09/1957) por la capital del Principado está llena de luces y sombras. Momentos de ilusión y otros de decepción. Finalmente, la parte negativa ha pesado demasiado y el andaluz no concluirá su segunda temporada al frente de la nave carbayona. 

El ya exentrenador oviedista se presentó hace casi dos años con toda la esperanza del mundo por llegar a un club en el que siempre quiso estar, como recordaba en sala de prensa. Su trabajo, su pasión y su dedicación al Real Oviedo y al oviedismo están fuera de toda duda. Los resultados, sin embargo, no han acompañado a uno de los técnicos más respetados y valorados de toda la Segunda División. 

Poco a poco, con el paso de los partidos, las críticas fueron apareciendo, especialmente en esta segunda temporada. Al andaluz se le cuestionó absolutamente todo de su gestión: el modelo de juego, alineaciones, convocatorias, sustituciones e incluso se le culpabilizó de las lesiones de sus futbolistas. Lo que en otros clubes era una fatalidad, en el Real Oviedo se convertía en una nueva muestra de la ineficacia de su entrenador.