Un enero lento y milimétrico

El Real Oviedo se encuentra supeditado a que el mercado empiece a moverse para poder cerrar las operaciones deseadas

Johannesson Requexon.Johannesson durante el entrenamiento
Johannesson durante el entrenamiento

Oviedo

Muy poco tiempo y muchas operaciones por acometer. Este es el gran problema al que se enfrenta Francesc Arnau en el mercado de invierno. A todo ello hay que añadir que el director deportivo azul no tendrá a priori ninguna facilidad para dar los primeros pasos en enero. Si las entradas están supeditadas al límite salarial, las salidas pueden encallarse durante los primeros días y semanas de 2020.

Pocas horas antes de finalizar el año, solo un futbolista tiene encarrilada su salida de la entidad carbayona. Diegui Johannesson no volverá a vestir la camiseta del Real Oviedo esta temporada. El lateral, ausente del equipo y de las convocatorias desde el 19 de septiembre, está decidido a abandonar la capital del Principado e iniciar una nueva aventura. El internacional islandés ya sabía el verano pasado que no contaba tras la llegada de Juanjo Nieto y la promoción de Lucas Ahijado. Pese a ello, Diegui decidió quedarse tras haber sido protagonista en los primeros partidos de temporada. Una decisión incomprensible por parte de Sergio Egea. La llegada de Javi Rozada le condenó al ostracismo y ahora se encuentra totalmente convencido de aceptar alguna de las ofertas que tiene sobre la mesa. Segunda, Segunda B y alguna liga europea ya han llamado a su puerta. 

Omar Ramos y Joselu, casos complicados

Joselu Moreno y Omar Ramos son las dos grandes operaciones del mes de enero para Arnau. Dos futbolistas que llegaron para formar una base de nivel y que, por diversas circunstancias, no han conseguido demostrar su fútbol. Además, liberar sus fichas supondría una mejoría en el margen de maniobra dentro del tope salarial

El problema es, precisamente, sus contratos. La elevada ficha que perciben en el Real Oviedo limita la aparición de pretendientes. Se trata de dos operaciones nada sencillas de ejecutar. La intención es, además, que la salida de ambos futbolistas no suponga coste alguno para el club, por lo que la oferta recibida debería ser satisfactoria para ambos. 

Joselu es el que cuenta con más propuestas, las más interesantes del extranjero. La opción del Deportivo de La Coruña, tras el despido de Luis César Sampedro, ha perdido fuerza. El caso del canario es más delicado y ni club ni futbolista han mostrado públicamente intención de separar sus caminos. 

Dejar salir para poder entrar

El Real Oviedo necesita aligerar carga para poder reforzarse de cara a la segunda vuelta de competición. Arnau ya ha decidido alguno de sus objetivos y tiene avanzadas varias  conversaciones. La que podría concretarse en las primeras fechas de 2020 es la de Álex Mula, extremo catalán perteneciente al Málaga. El futbolista se quedó en agosto sin inscribir en LaLiga y ahora busca una salida de La Rosaleda. Su objetivo, recalar en el Real Oviedo, aunque hay algún escollo. 

El Málaga ya ha hecho saber a Arnau que no dejará salir a Mula, ya sea cedido o desvinculado, sin una contraprestación. Los de la Costa del Sol no quieren reforzar gratis a un rival directo, por lo que el acuerdo entre clubes parece la única alternativa. 

Más allá del extremo barcelonés, la defensa y el centro del campo ocupan los pensamientos de la dirección deportiva y del cuerpo técnico. Dos líneas con necesidad de refuerzos. Además, la marcha de Joselu podría abrir la posibilidad de bucear en el mercado en busca de un atacante más que pugne con Ortuño, Ibra y Obeng. 

Comentarios

Un enero lento y milimétrico