El Oviedo despide 2019 con otro susto

Javi Fernández, por un golpe en el tobillo, se tuvo que retirar de una sesión con gran carga física de los de Javi Rozada

Los jugadores del Real Oviedo en El Requexón
Los jugadores del Real Oviedo en El Requexón

Oviedo

Buen ambiente y casi un centenar de aficionados en el último entrenamiento del año para el Real Oviedo. Los de Javi Rozada despidieron el 2019 sobre el césped del campo nº4 de El Requexón y lo hicieron con una sesión de hora y cuarto, pero de una importante carga física.

El técnico carbayón contó con las bajas de Saúl Berjón, Diegui Johannesson, Omar Ramos y Alfonso Herrero. El portero, que sí estuvo ayer lunes, fue baja por un proceso vírico. Por su parte, Diegui se sigue recuperando de un golpe sufrido en la última sesión y Omar volvió a trabajar en el gimnasio debido a unas molestias musculares. Del filial estuvo Jorge Mier, además de Riki, Obeng y Valens.

Tras el típico calentamiento, dio comienzo el ejercicio que ocupó la mayor parte de la sesión. Rozada dividió al grupo en dos equipos, uno el formado por Champagne; Nieto, Javi, Arribas, Mossa; Cortina, Jimmy; Joselu, Riki, Obeng; Ortuño y el otro por Valens; Lucas, Carlos, Christian, Jorge Mier; Tejera, Lolo; Sangalli, Borja, Yoel; Ibra.

A medida que transcurría el partido en dimensiones reducidas, iban saliendo miembros de cada equipo para realizar un circuito físico. Esto se repitió durante tres series, un trabajo físico importante típico de los primeros días posvacacionales. En estos partidillos se pudo ver a Christian formando pareja de centrales con Carlos, una opción que gana enteros de cara al partido del domingo ante el Málaga (Carlos Tartiere, 21:00 horas).

El gran susto de la mañana llegó pasada la media hora de entrenamiento. Javi Fernández sufrió un golpe en el tobillo izquierdo tras chocar con Carlos Hernández y, después de mostrar ostensibles gestos de dolor, tuvo que abandonar el césped con la ayuda del cuerpo médico. Para sustituir al cartagenero, Josín se incorporó al entrenamiento.

Al finalizar la sesión, los jugadores azules se hicieron una foto de familia y luego firmaron autógrafos y se hicieron fotos con los aficionados que fueron a verles entrenar. El primer equipo carbayón volverá a los entrenamientos en la tarde del 1 de enero, a partir de las 17:00 horas y a puerta abierta. Las sesiones del jueves, viernes y el sábado serán a puerta cerrada.

Comentarios

El Oviedo despide 2019 con otro susto