Misión: Cerrar el espacio aéreo

El Real Oviedo busca la fórmula para ganar solidez en la defensa del balón parado

Arribas trata de despejar un balón aéreo ante Josué Sá
Arribas trata de despejar un balón aéreo ante Josué Sá

OviedoRodrigo

En el último entrenamiento del Real Oviedo antes de partir a tierras catalanas, Javi Rozada dedicó buena parte de su tiempo y esfuerzos al balón parado. Estas acciones son, de largo, el punto débil azul durante la temporada. De ser una fuente de puntos y victorias en cursos recientes, la estrategia se ha convertido en un obstáculo, por ahora, insalvable. 

En uno de sus discursos ya habituales durante las sesiones en El Requexón, el técnico ovetense incidió de manera vehemente en que el equipo ya ha perdido «muchos puntos a balón parado. ¡No quiero perder más!». Pero el objetivo de Rozada no es solo sellar su defensa contra la estrategia rival, sino hacer más daño en la faceta ofensiva. El Real Oviedo ha perdido su duende en el balón parado. Quitando penaltis, solo Christian Fernández frente al Huesca consiguió un gol gracias a este tipo de acciones en lo que va de temporada (Ibrahima y Ortuño anotarían tras un rechace frente al Málaga y Lugo, respectivamente). 

Pero no solo Rozada ha mostrado su preocupación por este tema durante la última semana. Precisamente, el zaguero cántabro recordaba en rueda de prensa que «en estos últimos siete partidos, los goles que nos han marcado han sido a balón parado, en acciones puntuales o fallos individuales. En jugada como tal solo recuerdo el de Álex Fernández ante el Cádiz».

El Real Oviedo hace aguas a balón parado

Huesca, Racing, Alcorcón, Girona o Fuenlabrada han conseguido doblegar a la defensa azul a partir de saques de esquina o faltas laterales. Todo ello sin contar los goles recibidos en lanzamientos de falta o penalti, donde los azules suman otras cinco dianas en contra. 

Números demasiado altos para un equipo cuyo discurso en las últimas semanas se basa en promulgar la mejoría defensiva y el «paso adelante» en esta faceta: «En eso trabajamos esta semana, en seguir siendo un equipo muy fiable sin balón y en que generemos más cosas en campo contrario con balón», comentó Rozada en la previa al encuentro de este fin de semana contra el Girona. 

Comentarios

Misión: Cerrar el espacio aéreo