Un campo de pruebas llamado Vallecas

Las sanciones que acumula el Oviedo obligarán a Rozada a recomponer la defensa ante el Rayo Vallecano

Javi Rozada, durante un entrenamiento esta semana
Javi Rozada, durante un entrenamiento esta semana

Oviedo

Juanjo Nieto y Carlos Hernández han sido titulares en los últimos nueve encuentros de Liga. En todos, salvo en uno, ambos jugadores completaron los 90 minutos. El lateral y el central son dos fijos en los onces de Javi Rozada, pero este próximo domingo ninguno podrá estar en Vallecas (18:15 horas) al cumplir ciclo de tarjetas amarillas.

Así las cosas, el técnico carbayón deberá decidir a partir de mañana miércoles (vuelta al trabajo en El Requexón) qué zaga presentará en el estadio madrileño. Las opciones que se le presentan al entrenador ovetense son las siguientes:

Tres aspirantes para el costado derecho

Lucas Ahijado, Marco Sangalli o Sebas Coris. De aquí saldrá el lateral derecho titular del Real Oviedo el domingo. El canterano lleva más de un mes sin disputar un solo minuto (titular ante el Badalona en Copa del Rey) y su última aparición en Liga data del 6 de diciembre, en Alcorcón. El canterano, al que el club no encontró salida en el mercado de invierno, acumula dos encuentros como titular en el presente curso, ante Ponferradina y Zaragoza y ambos con Rozada en el banquillo.

Coris es la segunda opción más natural que Rozada tiene a su disposición. Mientras que Lucas sí lleva años adaptado a la posición, el reciente fichaje azul está de jugar tanto de carrilero como de extremo, pero no tanto de lateral, así que representa un perfil ofensivo. Sería su primer encuentro liguero en el presente curso, ya que solo acumula minutos de Copa con el Girona.

Por último está Marco Sangalli. El donostiarra, que ya jugó de lateral antes de que Juanjo Nieto se hiciese con el puesto, sería la opción con más rodaje y ritmo de competición, pero parece difícil que Javi Rozada lo vuelva a reconvertir cuando dispone de otras dos opciones. 

Grippo, Arribas o la reconstrucción total

«Grippo es un central con experiencia que nos va a dar tranquilidad en defensa, tenemos que mejorar en ese aspecto porque somos el equipo más goleado». Así de claro se mostró Arnau al analizar la llegada del central suizo. Grippo, que completó su primer entrenamiento el pasado lunes, llega para jugar y no sería extraño que Rozada apueste por él en Vallecas.

Con el ex del Zaragoza con muchas opciones de entrar en el once, la duda está en si Christian vuelve al lateral izquierdo. En ese caso, Arribas, indiscutible hasta hace unas semanas, formaría el eje de la zaga junto a un Grippo acostumbrado a ocupar el perfil izquierdo. No parece una idea descabellada, pero tres cambios de una tacada en la defensa podrían ser demasiados.

Si Rozada mantiene a Christian y Mossa, como ya hizo en las últimas dos jornadas, Grippo y Arribas se jugarían la plaza vacante. 

Comentarios

Un campo de pruebas llamado Vallecas