Media salvación en noventa minutos

El Real Oviedo, con un margen de error cada vez más pequeño, recibe al Mirandés con la necesidad de ganar si quiere mantener sus opciones

Jugadores del Oviedo celebran la victoria en El Molinón
Jugadores del Oviedo celebran la victoria en El Molinón

Oviedo

Tras el encuentro de esta tarde ante el Mirandés (Carlos Tartiere, 19:30 horas. Movistar LaLiga), al Real Oviedo le quedarán otros cinco partidos antes de finalizar la temporada. Para los azules, el duelo frente a los rojillos no es una final, pero sí puede marcar esa estrecha línea entre el milagro y lo más que posible. Con un Lugo-Mirandés a la misma hora, el empate del Deportivo y quién sabe los marcadores de Málaga y Albacete, sumar tres puntos mantendría al Oviedo en la pelea y con las opciones de todo. Sin embargo, no ganar pondría a los carbayones en una situación delicada, perdería otra bala en su estadio y, quién sabe, podría dejar de estar a tiro de los puestos que evitan el infierno. Mucho en juego. 

El Tartiere quiere ver un triunfo

Tres partidos jugados en el municipal ovetense desde la reanudación del campeonato y tres empates. Durante el confinamiento, Ziganda y sus jugadores veían básico mejorar los números como locales para cumplir pronto con el objetivo de la salvación. No se está haciendo y el sufrimiento, lógicamente, no ha desaparecido. Sumar es importante, pero la temporada ya ha entrado en esa fase en la que hacerlo de uno en uno no es suficiente. 

Y la receta no parece ningún secreto. Ser fiables cerca de la portería de Lunin y estar todo lo acertados que se pueda una vez se sobrepase la línea del centro del campo. Este Real Oviedo no está para mucho más. La calidad de los pases en las zonas de peligro y la chispa que les está faltando a los delanteros azules, a todos, se antoja clave para aprovecharse de un Mirandés que no es un equipo tan sólido como la Ponferradina, por ejemplo. Aunque el Deportivo tampoco lo era.

Los rojillos, por su parte, forman parte de ese amplio grupo de equipos que cada vez que suman una victoria sueñan con el playoff. El tren tiene muchos vagones, pero ganar en el Tartiere les pondría con 52 puntos e igualarían en la tabla a un Elche que es el quinto clasificado. Casi nada. En los últimos cinco encuentros, el conjunto de Andoni Iraola suma dos victorias, dos derrotas y un empate.

Las dudas de Ziganda, entre el juego y el cansancio

Pasan las jornadas, se acumula el cansancio en las piernas de los futbolistas y cada vez es más complicado juntar a once futbolistas que estén al 100% para disputar un partido trascendental. Le pasa al 'Cuco' Ziganda y le pasa a los otros 21 entrenadores de Segunda División. El técnico navarro, al menos, podrá contar en el banquillo con Sebas Coris y, quién sabe, si también con Saúl Berjón. Lo del catalán es seguro, lo del capitán no lo es tanto.

Con Riki ligado a su eterna sanción, Yoel Bárcenas sancionado y Juanjo Nieto todavía entre algodones, las dudas en defensa son las de siempre. Lucas Ahijado y Arribas son fijos, mientras que Carlos Hernández, que parte con más opciones, se jugará un puesto con Grippo. En el flanco izquierdo, Christian y Mossa se disputan el puesto. 

Ya en el centro del campo, el doble pivote formado por Luismi y Tejera parece inamovible, pero ojo a la entrada de Lolo González para dar refresco a la medular carbayona. Con Sangalli sin competencia en la banda derecha, el límite de minutos a Borja Sánchez podría llegar a su fin y aumentan sus opciones de jugar como titular, algo que solo ha ocurrido una vez en esta recta final del campeonato. Ortuño volverá al once y su pareja, si no hay un cambio de esquema que de entrada a otro centrocampista, estará entre Rodri y Obeng.

Posibles alineaciones

Real Oviedo: Lunin; Lucas, Carlos Hernández, Arribas, Bolaño; Sangalli, Luismi, Tejera, Borja Sánchez; Rodri y Ortuño.

Mirandés: Limones; Carlos Julio, Malsa, Sagnan, Kijera; Peña, Crisetig; Álvaro Rey, Íñigo Vicente, Joaquín; Matheus.

Árbitro: Iosu Galech Apezteguía, perteneciente al Comité de Árbitros de Navarra.

Comentarios

Media salvación en noventa minutos