Balón de oxígeno

Un gol de Ortuño desde el punto de penalti da la victoria al Real Oviedo y permite a los de Ziganda aprovecharse de la derrota del Numancia para salir del descenso

Luismi Real Oviedo Mirandes Carlos Tartiere.Luismi controla un esférico bajo la oposición de dos rivales
Luismi controla un esférico bajo la oposición de dos rivales

Oviedo

Había que ganar y se ganó. El Real Oviedo rompió la racha de tres empates consecutivos en el Carlos Tartiere y superó al Mirandés (1-0) en un encuentro tosco que los de José Ángel Ziganda se llevaron merced a un gol de penalti de Alfredo Ortuño. Sin brillo, sin alardes ni siquiera solvencia, pero con una defensa coral del equipo que permitió frenar las acometidas de un Mirandés que miraba hacia el playoff.

El gol del murciano desde los once metros supone un verdadero balón de oxígeno para los de la capital del Principado. Los carbayones salen del descenso gracias a la derrota del Numancia en Lugo y tienen un colchón de tres puntos frente ambos conjuntos. La alegría es momentánea, ya que la liga no frena y el sábado, en el Carranza, los asturianos visitarán al líder con la misión de sumar algún punto que les mantenga fuera de los puestos calientes.

Las urgencias del encuentro fueron superiores a la acumulación de minutos o al cansancio. Cuco apostó de inicio por Borja Sánchez, pese a que lleva jugando semanas con molestias. Luismi Sánchez, Alejandro Arribas y Marco Sangalli, tres de los futbolistas más castigados por la acumulación de minutos, también eran de la partida. Además, el preparador oviedista apostaba por una delantera formada por Ortuño e Ibrahima Baldé, dos atacantes que habían coincidido pocos minutos sobre el terreno de juego.

Un equipo con problemas

El Mirandés se hizo dueño del encuentro casi desde el arranque, pese a que el Real Oviedo se acercó al arco visitante en un par de ocasiones con relativo peligro. El conjunto de Andoni Iraola, con un fútbol vistoso, llegaba a las inmediaciones del área asturiana donde Marcos André y Martín Merquelanz buscaba las cosquillas a una defensa bien plantada y liderada por Arribas y Simone Grippo.

No es ningún secreto que el miedo al descenso atenaza y mengua la valentía de los futbolistas. El Real Oviedo se defendía con cierta solvencia, pero el plan ofensivo era muy limitado. Todo a lo que Borja Sánchez se inventase, aprovechar un fallo rival o un balón parado. Así llegaron las primeras ocasiones que tuvieron a Ibra como finalizador. En la primera, recibió un balón del canterano en la frontal, se giró y disparó raso a las manos de Jesús Limones. En la segunda, cabeceó muy centrado una falta lateral de Sergio Tejera.

En el minuto 40 se rompió la igualdad. Ortuño ganó un balón en el lateral del área y cedió hacia atrás para su compañero de ataque. Ibra se adelantó a Álvaro Peña, que terminó pisando al senegalés. Pena máxima que se encargó de transformar el murciano y que permitía al Real Oviedo adelantarse en un encuentro vital para la salvación. Lo más difícil, romper la barrera del 0-0, estaba hecho. Con esa mínima ventaja, los de la capital alcanzaron el descanso. Por delante, 45 minutos de nervios y sufrimiento para tratar de conseguir tres importantes puntos.

Un Real Oviedo solidario

Trataron los azules de no encerrarse durante todo el segundo tiempo. Salieron de los vestuarios buscando defender lo más alejado de su portería, pero replegando rápidamente si no fuese posible. La implicación y el derroche de los once futbolistas estaba fuera de toda duda ante las insistentes acometidas del Mirandés.

Pasado el cuarto de hora, un centro de Borja terminó con un choque entre Limones e Ibra, cabeza con cabeza. El golpe fue tremendo y obligó a ambos futbolistas a abandonar el terreno de juego. Ziganda apostó por la entrada de Lolo González para dar mucho más físico y presencia al centro del campo oviedista, liberando un poco más a Tejera.

El cambio hundió un poco la línea defensiva carbayona. El Mirandés encontraba espacios hasta tres cuartos de campo, donde se encontraba pertrechados a los once futbolistas azules. Los de Iraola lo intentaban por todos los medios. A punto estuvo Matheus Aias de iguala la contienda, pero Grippo consiguió desviar un disparo que parecía colarse

Máximo sufrimiento en el último cuarto de hora

Tras la pausa de hidratación, comenzó un último cuarto de hora dramático para el Real Oviedo. El Mirandés, volcado. Los azules, sin capacidad para hacer daño al contraataque. El equipo, cansado, trataba de cerrar todos los espacios posibles. Marcos André rozó la igualada en la mejor ocasión del partido, pero su remate en área pequeña se fue desviado. Ziganda y los suyos respiraban.

Cuco quiso dar más aire y robustez a su equipo con la entrada de Christian Fernández cuando ya se llegaba al minuto 90. El preparador navarro veía muy cerca una victoria importantísima y no estaba dispuesto a dejarla escapar en el tramo final. El sacrificado fue Borja Sánchez. Con el cántabro sobre el terreno de juego, los del Principado pasaban a defender con cinco futbolistas.

El Mirandés cercaba el área de Lunin a través de balones parados, pero la zaga azul se mostraba solvente, sin concesión alguna en el juego aéreo. El instinto de supervivencia de los locales les permitía sufrir en cada intento del Mirandés. La victoria se protegió hasta el minuto 99 tras un larguísimo descuento en el que hubo que esperar una última revisión del VAR con el tiempo cumplido. El Real Oviedo sumaba tres puntos de oro, un auténtico balón de oxígeno para afrontar las cinco últimas jornadas de campeonato.

Ficha técnica

Real Oviedo: Lunin; Lucas Ahijado, Arribas, Grippo, Mossa; Sangalli, Tejera, Luismi, Borja Sánchez (Christian Fernández, min 88); Ibrahima Baldé (Lolo, min 67), Ortuño (Obeng, min 90+6).

Mirandés: Limones (Raúl Lizoain, min 67); Carlos Julio (Alexander González, min 63), Malsa, Sagnan, Kijera; Peña (Matheus, min 67), Crisetig (Ohemeng, min 85); Álvaro Rey, Iñigo Vicente (Joaquín Muñoz, min 63), Merquelanz, Marcos André.

Goles: 1-0 Ortuño (min 41).

Tarjetas: El colegiado Galech Apezteguía amonestó a los locales Tejera (min 64) y Lunin (min 89), y a los visitantes Carlos Julio (min 18) y Álvaro Rey (min 83).

Incidencias: Estadio Carlos Tartiere.

Comentarios

Balón de oxígeno