Las notas: Desesperados

El Real Oviedo, que se adelantó en el marcador, cae ante el Logroñés y acaba desquiciado por la actuación arbitral y los fallos defensivos

Los jugadores del Oviedo celebran el 1-0 al Logroñés
Los jugadores del Oviedo celebran el 1-0 al Logroñés

Oviedo

El mejor

Nahuel Leiva: 8. Gran partido del rosarino, líder absoluto del ataque del Real Oviedo. El que más lo intento siempre, antes y después de la expulsión, decidió bien y demostró estar con chispa. Solo le faltó mirar un poco más a la portería rival. Cuando fue sustituido, la parcela ofensiva del Oviedo dejó de tener sentido. 

El once

Brazão: 5. Primer partido en el Tartiere para el portero. Sin trabajo en el primer tiempo, en el 1-1 del Logroñés despeja al medio y le pone en bandeja el gol a Ruiz. Nada que hacer en los otros dos tantos de los riojanos.

Nieto: 4,5. Empezó el encuentro como un tiro, llegando por todos lados desde el costado diestro y siendo indefendible para la defensa del Logroñés. El 1-0 nace de un centro suyo. La expulsión de Grippo le impidió mantener el rendimiento ofensivo y, con el paso de los minutos, fue tomando malas decisiones con y sin balón. Falla claramente en el 2-3 definitivo.

Grippo: -. Poco que decir de su encuentro. Cuando mejor pintaba todo para el Oviedo, ya con el 1-0 en el marcador, cometió una dura entrada sobre David González que el árbitro entendió merecedora de roja. 

Bolaño: 6. No salió en la foto de los goles del Logroñés y, en general, el cántabro cuajó un partido correcto en defensa. Sin errores graves. 

Mossa: 5. Empezó bien el partido, incorporándose a campo rival y combinando con Nahuel. El Oviedo se quedó con diez y al valenciano le tocó defender más que atacar. Cuando tras el descanso los azules apretaron, estuvo precipitado y fallón con balón.

Sangalli: 7. Si Nahuel atacaba desde el perfil izquierdo, Sangalli lo hacía por todo el frente de ataque y aparecía en cualquier zona del campo. Entre Nieto y él nació el 1-0. El Oviedo perdió el balón cuando se quedó con uno menos y, obviamente, el donostiarra dejó de aparecer tanto. Se fue apagando poco a poco.

Edgar: 5. De más a menos. Comenzó bien el encuentro, siempre colocado para cazar las segundas jugadas y acertado con balón. Fue uno de los jugadores más desquiciados por la actuación del colegiado y, según avanzaba el partido, su rendimiento se vio afectado. No acabó bien.

Tejera: 7. Se fue apagando con el paso de los minutos, pero en general volvió a completar un buen partido. Más que correcto con y sin balón, supo leer el partido cuando el Oviedo se quedó con uno menos. Intentó liderar el ataque en la segunda parte, pero salvo Nahuel no tenía muchos socios.

Obeng: 6,5. Pasó desapercibido en el primer tiempo y, tras el descanso, sí estuvo más dinámico por el frente de ataque. Le costó ganar duelos de espaldas y combinar con sus compañeros, pero a base de intentarlo consiguió crear algo de peligro, sobre todo por el flanco izquierdo. Marcó el 2-2, un tanto que le debe dar confianza.

Blanco Leschuk: -. Poco se le puede decir. El argentino seguro que se estaba relamiendo con el Oviedo agresivo y apabullante de los primeros minutos, pero Grippo expulsado y Ziganda sacrificó al 'Tiburón'.

Desde el banquillo

Arribas: 4. Del todo a nada. Del gol (anulado) que daba medio partido al Oviedo a un fallo grotesco en salida de balón que supuso el 1-2. Por si fuese poco, el balón que acaba en el 2-3 le rebota en la nuca. Demasiada mala suerte.

Viti Rozada: -. Entró en el 82' y casi no pudo entrar en juego. 

Mujica: -. Lo mismo que Viti. No tocó el balón.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Las notas: Desesperados