Victorias con candado

A. SUÁREZ OVIEDO

AZUL CARBAYÓN

Femenias Carlos Hernandez Real Oviedo Castellon Carlos Tartiere.Joan Femenías y Carlos Hernández, durante el Real Oviedo - Castellón
Joan Femenías y Carlos Hernández, durante el Real Oviedo - Castellón Real Oviedo

Los azules muestran mayor eficacia ofensiva mientras mejoran sus números defensivos

14 nov 2020 . Actualizado a las 19:32 h.

El Real Oviedo vive un momento dulce de resultados. Con un juego más que aceptable, los de José Ángel Ziganda han enlazado una racha de tres victorias consecutivas, dos de ellas lejos del Carlos Tartiere. Detrás de estos triunfos, mucho trabajo, confianza en el plan trazado, pero sobre todo una clara mejoría ofensiva y también defensiva.

En los primeros 9 partidos de campeonato, los azules apenas anotaron 6 goles: uno ante Mirandés, Albacete, Sporting y Leganés y dos ante el Logroñés. En las tres últimas victorias, el conjunto carbayón ha perforado la portería rival en ocho ocasiones. Más de dos goles por partido de media. Unos guarismos altísimos para la categoría.

La explosión goleadora de Blanco Leschuk, Nahuel Leiva, Marco Sangalli o Borja Sánchez no debe impedir, sin embargo, valorar el rendimiento defensivo de los de la capital del Principado. Solo dos goles en estos tres partidos. Uno, ante la UD Las Palmas, en el tramo final, casi en el descuento. El otro, en propia puerta. Ambos, a balón parado. La única espinita de esta racha. El Real Oviedo no recibe un gol de jugada desde el encuentro ante la UD Logroñés.

Si ahora los de Cuco Ziganda no reciben ni un gol por partido, en los 9 encuentros anteriores el total ascendió a 10. Una media ligeramente superior a la de un tanto en contra por choque. Una mejoría arriba que completa la solidez atrás de los azules. El Real Oviedo sigue creciendo.

Cuco Ziganda, durante un partido del Real Oviedo

Ziganda: «No dejaremos de ambicionar nada»

A. SUÁREZ

A buen tiempo, serenidad. José Ángel Ziganda no quiere distracciones ni halagos que debiliten. Quiere trabajo, frialdad y que sus futbolistas mantengan el foco. El preparador navarro se olvidó de la euforia y pidió calma. Apeló a los buenos resultados del trabajo de todos sus hombres, sabedor que «la igualdad es máxima y en tres semanas puedes estar en descenso».

La tercera victoria consecutiva no le hizo desviarse del discurso que lleva repitiendo desde su llegada. Solo con trabajo llegarán los resultados. Él lo sabe y es lo que busca apoyado en un grupo de futbolistas comprometidos. Como Sergio Tejera: «Se le ve a gusto. Como acabó el año pasado, como lo sintió… Se le ve que sigue igual o mejor».

Seguir leyendo