Incertidumbre inesperada en los despachos del Tartiere

Pablo Fernández OVIEDO

AZUL CARBAYÓN

Rubén Reyes y Menéndez Vallina, antes del Vetusta-Colunga
Rubén Reyes y Menéndez Vallina, antes del Vetusta-Colunga Ana Vázquez

Mientras el Real Oviedo pierde en Las Palmas y el sueño del ascenso pende de un hilo, el club azul intenta reparar la inminente marcha de Rubén Reyes

23 may 2022 . Actualizado a las 13:24 h.

El pasado martes saltó la liebre y los despachos del Carlos Tartiere se tambalearon. Por la noche, Marca y periodistas como Ángel García Álvarez afirmaban que Rubén Reyes, director deportivo del Real Oviedo, era uno de los candidatos principales a dirigir el nuevo proyecto del Getafe en Primera División. Ya el miércoles la bola de nieve creció, y las informaciones elevaron el rol de Reyes: de simple opción a fichaje inminente. Y en la capital del Principado nadie sabía nada. La realidad es que Rubén Reyes contactó, negoció y apalabró su incorporación al Getafe sin decir nada a nadie del Real Oviedo. Por eso el shock fue —y sigue siendo— tan grande.

Fue Arturo Elías, desde México, el primero que llamó a la capital del Principado para preguntar sobre el tema. El máximo accionista del club carbayón se enteró del rumor, pero al descolgar el teléfono no encontró respuesta al otro lado del charco. En la tarde noche del miércoles, todos los miembros del consejo del Real Oviedo, además del asesor de Carso Federico González y el gerente David Mata se reunieron de urgencia en el Carlos Tartiere. Incluso se suspendieron varias reuniones programadas para el jueves, el día siguiente. En el club solo había un tema a tratar.

Aunque costaba creerlo, la marcha de Rubén Reyes al Getafe ya era una realidad e incluso se empezaron a conocer detalles de su equipo técnico en el Coliseum Alfonso Pérez, como el exsecretario técnico del Sporting Noé Calleja, con el que Reyes siempre mantuvo una gran relación. Hay que decir que Reyes, que firmó con el Oviedo hasta junio 2023, podría hacer efectiva una cláusula de su contrato que le permite salir del club azul al término de la primera temporada.