El Oviedo, con el objetivo de asentar el juego y los resultados

Pablo Fernández OVIEDO

AZUL CARBAYÓN

Sergi Enrich y Borja Bastón, en primer plano, celebran el gol del primero ante el Levante
Sergi Enrich y Borja Bastón, en primer plano, celebran el gol del primero ante el Levante Real Oviedo

Los azules, que llevan cuatro jornadas sin perder, quieren lograr la tercera victoria de la temporada ante un Ibiza que estrenó su casillero de triunfos el pasado fin de semana

17 sep 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Aunque esté siendo el San Mateo menos San Mateo que se recuerda en la capital del Principado, el Real Oviedo quiere celebrarlo de igual forma. Y para conseguirlo, qué mejor que ganar al Ibiza esta tarde (Carlos Tartiere, 16:15 horas). Tras el empate en Burgos, donde los azules no acabaron de encontrar su mejor versión, pero tiraron de oficio para sumar un punto más, a los de Jon Pérez Bolo les toca hacer buena dicha X en la quiniela. Enfrente, un Ibiza que sumó su primera victoria del curso el pasado fin de semana y que tiene jugadores de sobra en ataque para dar un susto a cualquiera. 

El once de Bolo, abierto a novedades

«Puede que haya algún cambio ante el Ibiza, lo estamos valorando. No porque no estemos contentos con los dos últimos partidos, pero sí por buscar un poco más de equilibrio y ver cómo podemos hacerle más daño al Ibiza», dijo Jon Pérez Bolo en sala de prensa este viernes. Puede parecer una declaración de lo más normal, pero para ser del técnico oviedista es significativa: pocas veces en lo que va de temporada dejó tan abierta la puerta de los cambios. 

Con el objetivo de generar más ocasiones y dar continuidad a los momentos buenos de juego, Bolo sopesa reforzar el centro del campo para dar libertad a Montoro y Koba o mantener dicho doble pivote y dar entrada a Marcelo Flores por detrás de Borja Bastón. En el primer supuesto, Jimmy y Luismi se jugarían el puesto de pivote posicional: el primero fue titular en la segunda y la tercera jornada, el segundo lo fue en el debut ante el Andorra. Lo que parece claro es que, si una de estas variantes entran en juego, el sacrificado sería Sergi Enrich. El Oviedo arranca décimo esta sexta jornada del campeonato liguero, pero a tan solo tres puntos del liderato. Una victoria asentaría a los oviedistas en una zona noble que, como siempre en Segunda División, está demasiado solicitada.