El Oviedo regresa al trabajo y solo piensa en el Cartagena

Pablo Fernández OVIEDO

AZUL CARBAYÓN

David Costas y Abel Bretones durante el entrenamiento en El Requexón
David Costas y Abel Bretones durante el entrenamiento en El Requexón Real Oviedo

Koba, lesionado ante el Lugo, no entrenó junto a sus compañeros y es seria duda para el domingo. Bolo centró la sesión en buscar la profundidad

28 sep 2022 . Actualizado a las 13:42 h.

«Míster y plantilla, estamos con vosotros». Ese fue el mensaje que pudieron leer los futbolistas del Real Oviedo cuando llegaron esta mañana a El Requexón. La pancarta de ánimo, realizada por el Grupo Symmachiarii, indica a las claras que, a pesar de que la situación en la tabla no es ni mucho menos urgente, las dudas con el juego del equipo existen en el entorno azul. Y afición y jugadores quieren cambiarlo. 

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

La plantilla oviedista pisó el campo nº4 de la ciudad deportiva a las 11:00 horas, después de trabajar en el gimnasio. La gran duda se despejó pronto y Koba, que fue cambiado ante el Lugo por unas molestias musculares, no saltó al verde junto al resto de sus compañeros y es seria duda para el partido del domingo ante el Cartagena (Carlos Tartiere, 18:30 horas). El francés y el lesionado Borja Sánchez, al que todavía le quedan unas semanas de baja, fueron las únicas ausencias de la mañana. 

La sesión de entrenamiento duró poco más de hora y cuarto y se centró, en su mayoría, a mejorar la posesión y el ataque posicional del conjunto oviedista. Primero con un partido con tres porterías pequeñas en cada fondo, y después con otro partido ya con dos porterías estándar, Jon Pérez Bolo insistió en un concepto claro en ataque: la profundidad. Dicha profundidad podía ser aportada por diferentes jugadores y de diferentes formas, como cortes a la espalda de la defensa rival por parte de los laterales cuando los centrales tenían el balón. Si la posesión ganaba altura, los extremos -con especial atención a Viti- rompían por dentro.