El Cartagena se aprovecha de un Oviedo perdido

Pablo Fernández OVIEDO

AZUL CARBAYÓN

David Costas y Tarín disputan un balón con Sadiku durante el Oviedo-Cartagena
David Costas y Tarín disputan un balón con Sadiku durante el Oviedo-Cartagena LFP

El conjunto de Jon Pérez Bolo se vio claramente superado por el rival (1-3) y fue despedido con una pitada del Tartiere

03 oct 2022 . Actualizado a las 09:18 h.

La derrota azul puede no sorprender, al menos viendo cómo llegaban Real Oviedo y Cartagena al encuentro, pero las formas... Tras el 0-3 albinegro, el Carlos Tartiere estalló y los silbidos fueron una realidad. Lo mismo al final, ya con 1-3 en el marcador, y con Jon Pérez Bolo saludando a todos sus futbolistas y soportando el chaparrón de la parroquia oviedista. Partido que hace daño, mucho daño. 

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

45 minutos de superioridad albinegra

Cinco cambios (Miguelón, Costas, Javi Mier, Viti y Marcelo Flores) en el once con respecto al encuentro de Lugo no fueron suficientes y los primeros 45 minutos dejaron claro que el Oviedo todavía está intentando saber qué equipo quiere ser y que el Cartagena, por su parte, ya es un equipo. Y uno bueno, además. Jon Pérez Bolo trabajó por semana un contexto de marcaje al hombre -seguramente, por ahí se puede entender la entrada de un dinámico Javi Mier en detrimento de Montoro- en el que era fundamental apretar a los pasadores y evitar que el rival encontrase el lado débil, donde esperarían Jairo Izquierdo en izquierda o Iván Calero en derecha para hacer sangre. Y el plan hizo aguas.

Una y otra vez, pasados los primeros instantes de habitual tanteo, el Cartagena supo salir de presión y encontrar a uno de sus carrileros. Así nació el 0-1, que llegó a los diez minutos de partido. Saque de banda en la izquierda, De Blasis recibe sin estar apretado y descarga de primeras. El balón llegó a Calero, y con casi todo el Oviedo volcado al otro lado, centró cómodo a un Sadiku que se adelantó a Costas y remató de primeras cruzándosela a Tomeu Nadal. Partido muy cuesta arriba y acababa de empezar. Minutos después, Jairo Izquierdo centró desde la izquierda y Calero, desde la esquina del área, buscó una escuadra que le negó Nadal.