La fábrica de La Vega dispara cultura

CULTURA

La Fundación ultima montaje que convertirá el complejo industrial de Oviedo en un moderno centro de arte y diversión

08 oct 2019 . Actualizado a las 16:42 h.

El aspecto otoñal del recinto de la antigua fábrica de armas de La Vega contrasta con el frenético ritmo de trabajo que se imprime en el interior de muchos de los edificios de este complejo industrial, que Oviedo sueña con convertir en su corazón cultural. Faltan apenas 48 horas para que la Semana de los Premios alce el telón y el orden comienza a emerger sobre el caos que parecen interpretar electricistas, carpinteros, sonidistas, empresas de iluminación, profesionales de las artes visuales, conductores o guardias de seguridad. El espacio en el que se estrenará Why?, la obras de Peter Brook, toma forma. Las escaleras de madera de emergencia comienzan a aflorar por las puertas de las naves. Las clásicas butacas de cine, compradas a los Clarín el año pasado, ocupan su espacio tapadas con sábanas. Las plantas cobran vida en el Jardín Sensorial. Los neones aún apagados que guiarán al público reposan olvidados sobre las paredes de ladrillo. Cuando llegue el momento del encendido, estarán en su lugar.

La Fundación Princesa de Asturias dirige a las decenas de personas que se afanan por convertir las instalaciones industriales en cines, salas de exposiciones, auditorios para conciertos y espacios experimentales. Los espacios se respetan tal y como son pero se aprovecha cualquier rincón, ventanal o columna para integrarla en el programa. Ahí están los viejos pupitres de la escuela de oficios o los cristales tintados de la antigua fundición donde se montará la exposición sobre el Prado llamada Kyrie, a partir de una cruz que ya cuelga del techo. Van tomando forma las gradas en las que el público asistirá a Why? El escenario será el propio suelo cubierto con linóleo y una alfombra. También se aprovechará el montaje para las masterclass de interpretación. 

Un grupo comienza a descargar cuadros y a colocarlos sobre el suelo de un pequeño recinto, dentro del almacén. Se mezclan las láminas de obras famosas con pinturas infantiles. No se dejan en el suelo al azar sino que se van disponiendo con un cierto orden, para facilitar su posterior colocación sobre las paredes. Son la base de la «Galería FascinArte», la muestra en la que se podrán contemplar algunos de los trabajos de los centros educativos que participaron en el programa Toma la palabra, en la actividad vinculada al Museo de Prado. La idea de mezclar obras de artistas de reconocimiento mundial y los dibujos infantiles consiste en reconocer su esfuerzo y en motivarles.