La fundación Selgas pone a la venta las joyas de su patrimonio artístico

L.O.

CULTURA

La Inmaculada Concepción (detalle), de El Greco
La Inmaculada Concepción (detalle), de El Greco

La salida del «Aníbal vencedor» de Goya al Museo del Prado y el intento de vender un Greco a un museo húngaro reactiva las alarmas sobre la pérdida de patrimonio pictórico en Asturias

01 sep 2021 . Actualizado a las 13:19 h.

La jornada del miércoles fue «un día extraordinariamente feliz» en el Museo de El Prado, en palabras de su director, Miguel Falomir después de que se materializara la donación, por parte de la fundación de amigos de la pinacotena nacional del cuadro «Aníbal vencedor», una obra temprana de Goya, que viene a completar la ya de por sí completísima colección de El Prado sobre el genio aragonés pero que deja un hueco, y no pequeño, en el mucho más humilde patrimonio histórico asturiano.

«Aníbal vencedor» es una obra singular de Goya, pintada en su comienzos, en Italia y con la que intentó concurrir (sin éxito) al concurso convocado por la Academia de Parma en 1771. Lo cierto es que no fue atribuida a Goya hasta mucho tiempo después, hasta 1994, ya que fue adquirida como obra italiana sin nombre a mediados del siglo XIX. ¿Por quién? Por la familia Selgas que lo llevó a su impresionante palacio y jardines en El Pito, en Cudillero, y donde estaba expuesta aunque sólo autentificada desde hace poco más de dos décadas.

La venta desde Asturias, desde la Fundación Selgas-Fagalde, a la Fundación de Amigos del Museo del Prado se concretó en diciembre del año pasado, con toda la actualidad atribulada por las noticias de la pandemia. Pero no pasó inadvertida en el debate político menos aún desde que la Fundación Selgas intentara vender otra obra de gran valor, La Inmaculada Concepción, de El Greco, al Museo de Bellas Artes de Budapest, algo que fue frenado en última instancia por el Ministerio de Cultura, que denegó la exportación.